Press "Enter" to skip to content

Carta de Lectores

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Sobre los “chicos con capacidades diferentes”

Mucha controversia han generado los últimos dichos del Presidente Alberto Fernández, su falta de empatía y consideración a la población, a los trabajadores de la salud y principalmente a los niños.
La cuestión sobre si es oportuno o no prohibir las clases presenciales en el AMBA, desato más polémica aun, pero el debate no quedo solo allí. Una declaración del presidente Alberto Fernández sobre los chicos con capacidades diferentes provocó el rechazo de padres y de los expertos que trabajan en entidades dedicadas precisamente a la atención de personas con discapacidad.
“’Todo este tiempo he hablado con maestras de escuela de chicos con capacidades diferentes, de lo difícil que se les hace trabajar con esos chicos, que no entienden la dimensión del problema sanitario que enfrentan” manifestó el presidente.
En primer lugar, cabe aclarar que la expresión correcta es “persona con discapacidad” y que además, para hacer efectivos los cuidados, es necesario contar con campañas de salud nacional.
Las personas con discapacidad, como el resto de la población, han comprendido la gravedad de la situación por la que está atravesando el mundo y han tenido que adaptarse a las medidas necesarias que requiere esta pandemia. Y lo han conseguido, gracias al apoyo y la ayuda brindada principalmente por sus familias y cuidadores. Expresar que no entienden la dimensión del problema sanitario es un claro acto de discriminación.
Las instituciones Educativas Especiales, recibieron los protocolos correspondientes para volver a la presencialidad, que contemplan y describen algunas consideraciones a los proyectos de inclusión en los niveles obligatorios y se enmarca en el Plan Jurisdiccional de la Provincia de Buenos Aires para un regreso seguro a las clases presenciales. Referirse a ellos de esta manera, no condice con estos proyectos. Algunas de las consideraciones más resonantes:
-Las o los estudiantes con discapacidad tienen los mismos derechos que todas y todos los estudiantes a asistir a las propuestas educativas que se ofrezcan en el marco del retorno a la prespecialidad.
-Ningún estudiante se considera población de riesgo por su sola condición de discapacidad.
-La discapacidad no es un factor de riesgo, la incorporación gradual de las y los estudiantes será trabajados en la comunidad educativa, en dialogo con las familias, escuela, y estudiantes sabiendo que ese conocimiento y relación debe ampliarse y profundizarse para evitar posibles exclusiones de la prespecialidad.
Debe ser escuchado el reclamo del colectivo de las personas con discapacidades para que sean incluidas dentro del Plan Nacional de Vacunación (con espacial atención a aquellos que son de riesgo); y que se garanticen sus prestaciones básicas que hoy peligran por falta de actualización del Nomenclador.

Por CCARI Bragado.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin