Press "Enter" to skip to content

Como podrían llegar a quedar conformados los cuerpos deliberativos locales en las generales de noviembre

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Si los resultados se repitieran en las elecciones de noviembre el oficialismo perdería representación en el Consejo Escolar y en el Concejo Deliberante
-Aún así tendrían cuórum y mayoría propia en ambos recintos

Una de las consultas que recibimos estos días, radica en cual hubiese sido el reparto de bancas, tanto para el Concejo Deliberante, como para el Consejo Escolar, en el siguiente artículo que “La Voz” ha preparado, buscaremos traer un poco de luz en la materia. En este hipotético caso asumiremos que cada fuerza repite la misma cantidad de votos que obtuvo en las elecciones generales de noviembre.

CONSEJO ESCOLAR
El sistema de reparto del Consejo Escolar es bastante simple de entender y responde a la lógica de los denominados sistemas mayoritarios, es decir favorece a las mayorías electorales. En realidad son tres las bancas a ocupar, con lo cual 2 bancas quedarían para el ganador de las elecciones y una para la primera minoría, siempre y cuando esta última haya alcanzado el piso del 30% de los votos, caso contrario el total de cargos será ocupado por el partido frente ganador de las elecciones. Recordemos que esta última situación cuenta con antecedentes en nuestra localidad, la última fue en el 2.017 cuando el oficialismo (el frente Juntos hoy) obtuvo los tres escaneos.
Si respetáramos los actuales guarismos del pasado 12 de septiembre, el Frente Juntos se alzaría con dos consejeros, mientras el Frente de Todos se quedaría con el restante. De esta manera el Consejo Escolar quedaría con cuatro consejeros por el oficialismo (perdiendo uno) mientras la oposición quedaría con dos.

CONCEJO DELIBERANTE
La situación en el Concejo Deliberante es diferente ya que implementa a priori el sistema proporcional de reparto, el denominado sistema D’Hont, es decir busca reflejar en la cantidad de cargos la intención que el electorado ha plasmado en los comicios. Para entender el sistema, debemos realizar una serie de cálculos sobre las ofertas que cumplan el requisito de haber superado el piso del 3% del padrón electoral en el distrito. En nuestro caso el padrón figuran 36.919 votantes, por lo cual las agrupaciones deben superar los 1107 votos positivos. De esta manera en nuestra ciudad solo estarían en condiciones de repartir cargos el Frente Juntos, el Frente de Todos e Innovar, quienes superaron este piso de votos.
Posteriormente se divide el total de los votos válidos obtenidos por las listas restantes por uno, dos, tres y así sucesivamente hasta llegar al número total de los cargos que se deben cubrir, en nuestro caso nueve bancas del Concejo Deliberante. Finalmente se ordenan los resultados de las divisiones de mayor a menor, ya que los cargos a repartir se asignarán a las mayores cifras. Esto quiere decir que a las 9 cifran más altas se le asigna un escaneo. De la división obtenida, sugerimos ver cuadro, se deduce que por los resultados del domingo pasado, el Frente Juntos obtendría cinco bancas, mientras que el Frente de Todos se quedaría con cuatro.
Finalmente Innovar no llegaría al piso para obtener una banca, el cual se encontraría en 2.564 votos (último guarismo que repartió cargo en el ejemplo y que corresponde al Frente Juntos), ya que el máximo de votos obtenidos fue de 1582 votos. De esta manera el oficialismo y sus aliados estarían perdiendo un concejal, quedando con un interbloque de 10 ediles, aunque mantendrían el cuórum propio y la mayoría. Por su parte la oposición en su conjunto quedaría con 8 ediles y dependerá de los acuerdos con el oficialismo para poder impulsar su agenda legislativa.

DETALLES DEL SISTEMA D’HONT
El denominado sistema D’Hont, fue desarrollado por el jurista y matemático belga Víctor D’Hont en 1878. En nuestro país fue utilizado por primera vez en 1957, durante la Convención Constituyente convocada por el gobierno militar conocido como “Revolución Libertadora”. Este sistema es implementado en varios países entre ellos Chile, Dinamarca, España, Finlandia y Francia.
Es uno de los sistemas de reparto de cargos con menores críticas, en comparación con otros. Desde la Ciencia Política, autores como Sartori, Bobbio o Panebianco, han realizado importantes análisis en relación al mismo. Por lo general se destaca como crítica que tiende a favorecer un poco más al partido que tiene más votos. No obstante el sistema opera estrictamente en forma proporcional cuando el número de cargo a elegir es mayor a 9, como es el caso de Nuestro Concejo Deliberante. A medida que son menos los cargos a ocupar, el método D’Hont se hace mayoritario, esto significa que favorece más al partido que más votos tiene, o lo que en Ciencia Política se denomina ‘sesgo mayoritario’.
Es precisamente este sesgo mayoritario el que tiende a ser más criticado por los partidos minoritarios, como una forma de exclusión de la representatividad. También es esta característica la que tiende a beneficiar el armado de grandes frentes y desalentar la fragmentación partidaria que hoy tiene el sistema electoral argentino.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin