Press "Enter" to skip to content

Con un importante acompañamiento, se realizó la Mesa de la Mujer

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La jornada se llevó a cabo en la Sala Dómine, con la presencia de mujeres referentes en la comunidad en sus diferentes actividades. Expusieron Eugenia Gil, Carla Bruno, Guillermina Cavenaghi, Ana Ibáñez y Andrea Pérez, con la moderación de Adriana Ferrari.

Con importante presencia de público en la Sala Dómine, se realizó ayer por la tarde la Mesa de la Mujer, coordinada por la Dirección de Cultura municipal, en el marco de las actividades del Mes de la Mujer.
Se trató de un panel integrado por mujeres referentes en diferentes actividades en la comunidad, que narraron al auditorio sus experiencias de vida y su relación con el feminismo, en una época en la que la violencia de género ocupa el centro de la escena del debate político, social y cultural.
El encuentro estuvo moderado por la periodista y locutora Adriana Ferrari y expusieron la edil Eugenia Gil, la abogada Carla Bruno, la artista Guillermina Cavenaghi, la docente Ana Ibáñez y la jueza de Paz, Andrea Pérez.
«Soy militante de la Unión Cívica Radical (UCR) y tengo que agradecer a muchas mujeres y también a muchos hombres por haberme formado. Las personas somos una construcción colectiva y nos convertimos en sujeto cuando afirmamos nuestra forma de ver el mundo», comenzó Gil, quien destacó la influencia en su vida política que ejercieron mujeres de diversas procedencias ideológicas, como Mercedes Puricelli, Ana María Posadas, Maite Berreochoa, María del Carmen Pan Rivas y Estela Naveira.
A su turno, Carla Bruno, que en los últimos tiempos comenzó a incursionar en la actividad política en la Coalición Cívica, se definió como «abogada, católica misionera, madre, feminista y política». «Cuando a una mujer le dicen que no puede ocupar determinados espacios, se vuelve feminista. Celebro la etapa que estamos atravesando como mujeres, aun cuando seguimos peleando por nuestra vida, ya que en lo que va del año llevamos 68 femicidios», detalló.
Por su parte, Guillermina Cavenaghi resaltó el rol del arte en su vida y su relación con la mujer como sujeto político e histórico. «Soy artista, la vida es arte todo el tiempo y lo vivo desde muy chica, en mi familia. Me dedico a ser sanadora energética, me encanta lo que hago», .contó. Ana Ibáñez, a su momento, se reconoció como feminista -es militante de la agrupación 4 Lokas Tamboras- e identificó a la experiencia de la maternidad como el punto de partida de su militancia de género.
«Llegué al feminismo por mi primera hija, cuando nació se me vinieron recuerdos sobre vivencias que tuve cuando era niña o adolescente y que de ninguna manera quería para ella. Me saqué la venda del patriarcado. La indignación no cambia las cosas, pero el compromiso sí. Descubrí que la docencia y el feminismo eran mis espacios de militancia», relató.
Por último, Andrea Pérez recordó que fue madre por primera vez cuando transitaba los primeros momentos de su vida universitaria y destacó a otra mujer como una persona fundamental en su historia, a la hora de enfrentarse a la necesidad de articular la maternidad con la vida profesional. «A los 19 años, quedé embarazada y gracias a mi suegra, que me ayudó muchísimo, logré compatibilizar la maternidad con la vida profesional. Las mujeres estamos rompiendo con los mandatos establecidos durante muchísimo tiempo, pero creo que no podemos atravesar este proceso separadas de los hombres, ni tampoco de forma violenta», reflexionó.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin