Press "Enter" to skip to content

Cuando el sentido común encuentra adhesiones

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Especial para “La Voz”

En estos tiempos difíciles como no se recuerdan muchos, afectando a todo el mundo, es indudable que las medidas del presidente Alberto Fernández, aconsejado por expertos sanitaristas y con respaldo del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, a cargo de Horacio Rodríguez Larreta, han sido adecuadas y –hasta el momento- marcan un avance sobre el desenlace no tan traumático como ha sido en distintos países, en especial de Europa y Estados Unidos.
Ese cuadro de situación, en cuanto a medidas de aislamiento y protección, les ha otorgado a ambos dirigentes, un buen grado de adhesión. Más allá de reconocer los sufrimientos que está viviendo la economía. “De allí se podrá salir, aunque no se pueden devolver las vidas que pueden perderse, ante falsas opciones”, ha sintetizado el Presidente.
La foto de los dirigentes de distintos partidos, sentados en la mesa de las decisiones, no ha sido del gusto de ciertos sectores políticos, militantes tanto en el seno del peronismo, como el PRO. Es que no hay muchos ejemplos, habiendo sido habitual los desacuerdos, lo cual permitió el reinado de una grieta que ha venido demorando el real despegue nacional. Habrá que considerar este hecho como positivo, en aras de la no alcanzada unión nacional.
El próximo 1° de junio se cumplirán 50 años de la muerte de Pedro Eugenio Aramburu, la cual se adjudicó el grupo Montoneros, comandado por Mario Firmenich, actualmente viviendo en España. De los tiempos borrascosos posteriores al derrocamiento del general Perón en 1955, ha surgido un libro escrito por la periodista María O´Donnell, que hace especial referencia al asesinato de Aramburu, producido en estancia La Celma, ubicada en Timote, partido de Carlos Tejedor.
Allí se revelan “viejos desacuerdos argentinos”, además de la interna existente entre los militares de ese tiempo y una entrevista a Firmenich que sigue defendiendo su posición. Es que el Aramburu del 70 era muy distinto al de 1955, tanto que había fundado un partido político (UDELPA), que fue tercero en elecciones nacionales.
La actualidad en muchos aspectos, parece estar encontrando un camino donde el antagonismo no sea el denominador y, en beneficio de todos, predomine el sentido común.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin