Press "Enter" to skip to content

Cuando estén secas las pilas de los timbres que vos apretás…

-Mientras los empresarios descansan, hacemos cola para Las notas del diario…

Cuando estén secas las pilas de los timbres que vos apretás…
Foto de Unitrans, empresa local que será motivo de visita en los próximos días.

La letra de un tema de Enrique Santos Discépolo, se refería a los timbres que, muchas veces, no atienden el llamado, cualquiera sea la causa… No es bueno -aún en la madrugada-, hacer que no oímos… Interrumpir el sueño por un rato, no hace mal y alguna carencia se puede atender… Llamar a “deshora” suena a necesidad…
Discépolo, poeta del desencanto, alguna vez le pidió al Señor de los cielos, alguna señal para hacer bien sin mirar a quién, “es interpretado por quien todo lo sabe y todo lo ve”. Seguramente es así y, por eso, no es bueno hacer que no escuchamos el llamado.

Este mes de enero, por cuestiones temporarias, hay quienes no están disponibles para hablar por un rato. El diario necesita notas, pero hay quienes se toman un descanso en estos días… La necesidad periodística, choca con el receso laboral de las empresas… El descanso es necesario, sobre todo en tiempos de marcha forzada para no perder el tren…
El tren ha estado acompañando el progreso del país. Al costado de las vías fueron creciendo los pueblos. Muchos desaparecieron cuando el sistema redujo sus frecuencias o, directamente, las suspendió.
Eso pasó hace apenas algo de más de 30 años, cuando el gobierno de turno, cerró los ramales en vez de mejorar los servicios…
La buena noticia de estos días fue la licitación que logró la empresa TMH para construir más de 500 vehículos para trenes eléctricos. No todas debe ser pálidas… Es que eso, significa trabajo para la gente, que quiere ganarse el pan con el sudor de la frente…
Por suerte en los últimos 70 años, cuando se compró el terreno para el Parque Industrial en Bragado, el avance se ha mantenido vigente.
Aportando más propuestas frente a la tecnología que “reemplaza” la mano del hombre. ¡Qué lejanos parecen los tiempos en que Acería supo ocupar a unos mil operarios…!.

Compartir en: