Cuando una publicidad anticipó cómo vivimos los bragadenses el festejo por el pase a la semifinal

El pasado viernes desde las 16:00hs. Bragado se paralizó para vivir aquel difícil encuentro que disputaría nuestra selección nacional ante el conjunto de Países Bajos, por los cuartos de final del mundial de fútbol Qatar 2022. Sin embargo, lo que nadie se iba a imaginar era que, en un contexto diferente, una publicidad realizada 20 años antes presagiaba la experiencia que vivimos el pasado día viernes.

EL CONTEXTO QUE VIVIMOS ANTE PAISES BAJOS

El día viernes, quienes vivimos cada partido de la selección Argentina en este mundial, presenciamos un encuentro no apto para personas con problemas cardíacos. No solo por el rival que enfrentamos, Países Bajos, y no Holanda como solemos llamarlo, ya que Holanda son dos provincias dentro de lo que es Países Bajos y decirles holandenses al equipo de camiseta naranja, sería como decirles bonaerenses, o cordobeses a nuestro conjunto albiceleste.
Lo cierto es que, por la calidad futbolística de nuestros rivales, los encuentros históricos que nuestra selección ha tenido a lo largo de los diferentes mundiales, pero sobre todo por las declaraciones previas del director técnico de lo naranjas que calentaron el conjunto, quienes seguimos a nuestra selección, sabíamos que era un desafío posible de ganar, pero también que íbamos a sufrir mucho.
El partido iniciaría y como todos ya sabemos, con un gol de Nahuel Molina nos iríamos tranquilos al entretiempo, para ampliar la diferencia con un gol de penal convertido por Lionel Messi en el minuto 73’. Luego vendrían los dos goles de los naranjas convertidos por Wout Weghorst, el primero a los 83 minutos y el segundo a los 11 minutos adicionados por el réferi del encuentro sobre los 90 reglamentarios, en la última jugada y de tiro libre.
A la ya angustiante situación, el empate sobre el final con su sucesivo alargue y suspenso, los bragadenses le sumamos un condimento más, el corte de luz que apagó todos los televisores y conexiones a internet en nuestra ciudad.

EL CORTE DE LUZ, UN DÉJÀ VU Y UNA VIEJA TECNOLOGIA AL RESCATE

No es novedad que se acerca el verano y comenzamos a sufrir cortes de energía. De hecho, en los últimos días varios sectores de nuestra ciudad han sufrido por breves períodos de tiempo cortes de luz en diferentes momentos del día, aunque la interrupción del viernes durante el partido se debió a la tormenta que azotaba la región. Pero el corte de luz general que sufrimos los bragadenses durante el partido del viernes, nos trastocó emocionalmente. Sin televisores y sin dispositivos vinculados a internet (a raíz de la caída de todas las antenas de telefonía), ya no se trataba solo de ver como pasábamos el calor sin aires acondicionados o ventiladores, o de la preocupación por la comida en la heladera, se trataba de la incertidumbre generada por ese gol de Países Bajos en la última jugada del partido y su obligatoria sentencia al alargue.
En el año 2.002, cuando internet era insipiente, y los argentinos nos reuníamos frente a un televisor con cable para presenciar cada encuentro de la selección, aquella integrada por Batistuta, Crespo, Caniggia, Ortega, Simeone, Aimar, Gallardo, Zanetti, Samuel, Sorín, Ayala, los López (Claudio y Gustavo), Almeyda, Chamot, Bonano, Burgos, Cavallero, entre otros; bajo la capitanía de Verón y la dirección técnica de Bielsa, hubo una publicidad que presagió los momentos que vivimos este viernes.
Durante aquel mundial los creativos publicitarios, habían realizado para una tarjeta de crédito sponsor oficial de la selección, una publicidad institucional como las que siempre se ven en estos campeonatos. La misma mostraba a varios argentinos reunidos en sus casas frente al televisor, donde Argentina se encontraba disputando la final del mundial. En ese contexto el relator informaba que era la última jugada, estábamos empatados con Brasil en un gol y había penal para la selección, si se convertía Argentina era campeón del mundo.
En ese momento se corta la luz y un joven sale corriendo del departamento para tratar de entender que pasaba, sube las escaleras del edificio para llegar a la terraza y ver como se iba apagando las luces de toda la Capital Federal. No había forma de saber que pasaba, a excepción de un hombre mayor que, en el hall de entrada de un edificio, escuchaba el partido con una pequeña radio portátil. Este hombre grita el gol y desde los balcones, los argentinos comienzan a sumarse al grito, generando una onda acústica que empieza a recorrer la ciudad y sumar más voces, hasta que llega al joven en la terraza. El aviso terminaba con los argentinos saliendo a festejar por las calles a oscuras.
Volviendo al viernes, quienes portamos algunos años y recordamos ese aviso tuvimos un déjà vu. Sin televisores, sin celulares para informarnos, con las FM cortadas por la falta de luz, una vieja tecnología, la frecuencia de Amplitud Modulada (AM) vendría al rescate, solo había que tener una radio AM, las cuales no son muy comunes hoy en día. Es por eso que era normal ver a la gente en la calle, reunida alrededor de los autos para poder escuchar los dos tiempos de alargues y los difíciles momentos que implican una definición por penales.

Como en aquella vieja publicidad, cada atajada de “Dibu” Martínez, cada penal convertido por el conjunto albiceleste, se contagiaba en las calles de Bragado entre los grupos de personas reunidos alrededor de una radio. La AM reunió a los bragadenses, no había gritos disonantes, esa situación que vivimos cuando el vecino grita un gol antes de verlo porque lo está mirando por otra frecuencia o conexión, había un único grito el del tiempo impuesto por la AM. Al igual que aquella publicidad, saldríamos a copar las calles en un festejo sin electricidad.
Cuando escucho algún vecino preguntarse por qué el escándalo por un partido de fútbol, porque tanto por un deporte que no nos regala nada, quizás sea porque el fútbol sea una de las pocas cosas que nos iguala en una sociedad tan desigual como la nuestra. Por 90 minutos no importa ni el estatus, ni los ingresos económicos, ni las procedencias o creencias; por 90 minutos todos somos uno y uno forma parte del todo. El futbol es aquella posibilidad de superar, al menos por un rato, aquella grieta que día a día se fomenta intencionalmente y de despertar las ganas del abrazo colectivo sin que nadie quede afuera.
Quiera DI0S, nuestro genio del fútbol mundial, de hacer realidad la profecía final de aquella publicidad e iluminar al conjunto que hoy capitanea Messi para traer la copa a nuestro suelo. Los bragadeses y los argentinos todos, merecemos un momento de alegría en medio de estos tiempos turbulentos e injustos.

Compartir en: