Press "Enter" to skip to content

Cuidados… pero libres

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por Marcelo Elías

Al principio de la cuarentena planteábamos que la pandemia se debía encarar en toda su complejidad, criticábamos el enfoque solo epidemiológico, la negación económica, la mirada limitada desde lo político, e incluso en el plano sanitario, el descuido de otras patologías y la subestimación del impacto en la salud mental.
Con el tiempo, la prolongación de la cuarentena fue generando negatividades en todas las áreas, incluso lo supuestos puntos fuertes trocaron en debilidades reflejados en las cifras de contagios y muertes.
-Lo mismo sucedió con la coordinación política/sanitaria entre el denominado trio pandemia, ALBERTO, AXEL y HORACIO. Un buen día Axel y Alberto le avisaron, por tv, a Horacio que le “choreaban” 50000 millones y para reforzar Cristina, desde el Senado aprobó una ley para sacarle un por lo menos otros 50000.
En lo económico se perdieron casi cuatro millones de puestos de trabajo, la pobreza creció hasta el 50 y se espera una caída del PBI del 13%.
Los testeos insuficientes, la falta de previsión sobre el desarrollo de los contagios, el presidente se mostró sorprendido por lo que sucede en el interior, hizo que sólo se reforzará con fuerza el sistema sanitario en el AMBA y en cierta medida en el interior bonaerense.
Todo debe ser, por lo menos, analizado para mejorar en el futuro. Cuando digo futuro, no estoy hablando de nuevas pandemias, sino de hoy, de mañana, de la semana que viene.
Hay que estar atentos a la tensión entre libertad y seguridad, debemos fortalecer la democracia, todos tenemos que involucrarnos en las discusiones para influir en las decisiones.
-Hay que evitar que la salud pública se convierta en justificación de cualquier restricción a la libertad.
Veamos que nos pasó y que nos pasa en Bragado, por “ordenes de arriba” y medidas del gobierno local, tuvimos durante muchos meses restricciones difíciles de explicar, horarios comerciales, limitaciones al uso de los automotores, reducción del espacio público, “cierre del Concejo Deliberante”, negocios cerrados y actividades prohibidas.
-Esto no lo planteo como una crítica, son elementos para el aprendizaje, del que me surgen preguntas y cuestionamientos.
-¿A que obedecen, hoy, las restricciones horarias en las actividades comerciales, profesionales, etc.?
¿Que justifica que muchos negocios de cercanía pequeños y medianos pierdan horas preciosas de trabajo los domingos?
¿Cuáles son los beneficios de cerrar la ciudad a las 12 de noche, impactando muy negativamente en los negocios gastronómicos?
-Está clarísimo que no podemos organizar fiestas o espectáculos masivos, que habrá restricciones, en el funcionamiento de los teatros los cines e incluso de las iglesias, se sabe de las dificultades e impedimentos para volver a la normalidad escolar, pero por ejemplo debemos ir pensando en actividades de verano para los jóvenes.
Debemos discutir, quejarnos, criticar, proponer para recuperar niveles de libertad y calidad de vida perdidos.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin