Press "Enter" to skip to content

De Bragado a Río de Janeiro: El diseñador Tomás Oliva cumplió su sueño de la infancia y ha vivido en la ciudad más famosa de Brasil durante 4 años

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Desde chico, cuando visitó Río de Janeiro con su familia, el bragadense Tomás Oliva soñaba con vivir en la ciudad más famosa de Brasil. Hace cuatro años, y después de estudiar Diseño en La Plata y trabajar en empresas y como autónomo en Buenos Aires, hizo las valijas y aterrizó en Rio. Sin amigos y sin hablar portugués, Tomás exploró la ciudad e hizo del barrio de Leme su lugar favorito.

-“En los 80 visitamos por primera vez Río de Janeiro con toda la familia. Yo era muy chico, pero nunca me olvidé. Volví a Río para trabajar en los Juegos Olímpicos de 2016 y decidí que ese mismo año me mudaría. Llegué solo, sin amigos, habiendo tomado pocas clases de portugués en Argentina. Pero fue como vivir en un sueño. Todos los días trabajaba en casa, iba a la playa a nadar, caminaba hasta Leme para ver el atardecer. Con el tiempo, comencé a hacer amigos y a comprender mejor esta ciudad tan especial”, recuerda.
-Como diseñador, Tomás sigue trabajando para Argentina. Creó logos para empresas, desarrolló el sitio web para Lago Azul y produjo y editó videos para Fiasa, además de gestionar redes sociales, entre otros trabajos. En Rio, además de crear e-commerces y todo el concepto de la agencia de viajes Rio Imperio, fundó Shooter Games Logos, especializada en logos para gamers, e inauguró la tienda Virtual Rio, la primera casa de realidad virtual en la Zona Sur de Rio de Janeiro, con juegos de Playstation VR y espacio para fiestas.

“Abrir el local fue un momento especial de mi vida en Rio. Desafortunadamente, con la pandemia, tuve que cerrar las puertas. Pero como nunca dejé de ser diseñador, pude seguir trabajando en Brasil y Argentina, además de especializarme en social media marketing”, dice Tomas, y agrega: “Vivir en un país diferente trae un enorme crecimiento. Necesitas adaptarte a nuevas costumbres, necesitas tener la mente abierta para no vivir eternamente como un extranjero, pero no tenés que abandonar tus raíces. Incluso cuando hace 40 grados, tomo mate, y aunque en Brasil haya mucha cultura de asado, en Argentina lo hacemos mucho mejor”.

Tomás en Aterro de Flamengo, el Parque Urbano junto al mar más grande del mundo.
Tomás en Búzios, el balneario más famoso del Estado de Río.
Tomás y su hermana, Mercedes Oliva, cuando fue a visitarlo a Río de Janeiro, en el Pan de Azúcar.
Tomás en fiesta al aire libre en el barrio de Urca, con el Cristo Redentor de fondo.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin