De hacerle bullying a asesinarlo

Por Aldana Barros

En el transcurso de estos días se dio a conocer la noticia que asesinaron y quemaron a un niño, “lo atacaron por el placer de causarle daño y hasta filmaron mientras lo agredían” decían los titulares.
Nicolás Alexander Cernadas tan solo tenía 13 años, como siempre oímos decir, “toda una vida por delante”, una vida que le fue arrebatada desde el odio de una sociedad que fomenta la violencia.
Fue asesinado y calcinado en un descampado, sus asesinos, sí, porque esa es la palabra, tienen 14 y 17 años, tan solo algunos años más de los que él tenía.

Por eso me pregunto, ¿Cómo continua la sociedad? Hay una violencia creciente y no estamos haciendo nada. Cómo continuamos viendo que niños, porque eso son, de tan temprana edad, convierten semejante atrocidad, como terminan con la vida de alguien así, sin más.
Las autopsias determinaron que fue prendido fuego aún con vida, sus atacantes lo observaban mientras su vida se acababa, filmaron su ataque a la par de mencionar “Nico esto es un poco por odio, otro poco por placer” y luego, al retirarse, continuaron su día como si nada hubiera pasado, queriendo regresar a filmar como había quedado la escena de su crimen.
En situaciones como estas, no se encuentran palabras, solo dolor y cuestionamiento, una familia y amigos destrozados, exigiendo justicia por su niño, enfrentándose a una sociedad donde la justicia, es en vano.
Que puedas encontrar la paz que este mundo nunca te dio, Nico.
“Exigimos justicia”.

Compartir en: