Press "Enter" to skip to content

Desde FIASA aseguran que se cumplen todos los protocolos de seguridad para la vuelta de las actividades

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Oscar Ugo, Secretario General de ATE, había manifestado su desacuerdo asegurando que era un riesgo para los trabajadores.

Tras las expresiones vertidas por Oscar Ugo, Secretario General de ATE Bragado, sobre el regreso de la actividad laboral en FIASA en pleno desarrollo de la cuarentena por la pandemia de Coronavirus, desde la empresa se aclararon varias cuestiones sobre ello.
Primeramente vale recordar que el líder sindical se había expresado a través de su cuenta de Facebook señalando que el rubro al que se dedica la firma, no está especificado como “servicio esencial” dentro del Decreto Nacional.
Según lo dicho en distintas declaraciones periodísticas, Ugo sostenía que la reapertura de la fábrica implicaba un riesgo para los trabajadores de allí, pero así también para los trabajadores de la salud, sector al cual su gremio defiende.
Además planteó que el hecho de que llegaran camiones de distintos lugares podía ser un foco de contagio, que la empresa no pidió autorización para la reapertura e incluso habló de hacer la denuncia ante el Ministerio de Trabajo.
Desde FIASA fue Darío Torren, Director Industrial, quien salió a aclarar el tema e informó que la actividad se retomó el pasado lunes 6 de Abril luego de que el viernes 3 se anunció la ampliación de los sectores de excepción, incluyendo al rubro que se dedica a la fabricación de maquinaria agrícola.
Esto fue por un pedido que hizo la Cámara Argentina Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), debido a que el campo continuaba podía seguir con su labor.
Para llevar tranquilidad, Torren dijo en “El Megáfono” que la empresa tomó todo los recaudos y pone en práctica todos los protocolos de seguridad para proteger a los trabajadores.
Afirmó que la actividad central es la fabricación de molinos de viento, utilizado para la producción ganadera y que esta es la principal demanda que tienen, al igual que repuestos relacionado a ello.
Pero también indicó que hay compromisos de exportación que deben cumplir, pero debido al párate general por la pandemia se atrasó todo.
Otro punto al que se refirió Darío Torren es que los operarios mayores de 65 años o que tuvieron alguna enfermedad preexistente, los cuales están considerados dentro de “los grupos de riesgo”; no retomaron la actividad y que en la parte administrativa se tomó la misma decisión, aunque hay empleados que siguen con sus tareas desde sus hogares.
En cuanto al control de los camiones que llegan a la fábrica, explicó que primero son controlados en los ingresos a la ciudad y que luego se efectúa un control por parte de la empresa, como por ejemplo exigir a los ocupantes la utilización de guantes y barbijo; y en lo posible que eviten bajarse de la cabina.
Asimismo señaló que los choferes no tienen contacto directo con el personal, a quienes se les hizo entrega de todos los elementos necesario para protegerse.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin