Press "Enter" to skip to content

Día 186: Los que lo son; los que fueron antes

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por Alejandro “Pata” Echave

El picnic de la primavera, para el día del estudiante, siempre fue y será un clásico, desde el jardín de infantes, la primaria, la secundaria y hasta en la facultad, ese 21 de septiembre era el día esperado donde seguramente nos organizaríamos con los del grado o los del año para encontrarnos, bien temprano, para aprovechar todo el día y conseguir buen lugar.
En Bragado el punto de encuentro era la Laguna, más precisamente Krakatoa, que nos abría sus puertas a todos.
Seguramente hoy se habrán subido cientos de fotos de aquellos días y hasta algún video de los grupos de la época que hacían música. Barbablanca y Amanecer eran los que tocaban en todos lados.
Sin embargo, me van a tener que disculpar (perdón Sacheri…), pero el gran evento no era el picnic.
El gran día, el más esperado por todos, era el “Baile del Estudiante”.
Para muchos de nosotros era la primera gran salida, antes aun de ir a un boliche o al matinée de los domingos, o a un cumple de 15. El punto de inflexión entre ser un pibito y empezar “a salir”, era el Baile del Estudiante.
En general los bailes eran en el Club Moreno. Los pibes del Centro de Estudiantes preparaban todo, sabiendo que el éxito de ese baile dependería medio viaje de egresados…
El salón bien adornado, el escenario, el equipo de sonido, contratar al Román y su Auto Unión para que pasara por Bragado anunciando el evento…
El eterno Miguelito Iribarren, que debería estar en el Guiness por la cantidad de eventos que ha animado…de hecho me lo encontré este año en el 15 de mi sobrina, 40 años después y ahí sigue…
Muchos, entre los que cuento, nos pusimos por primera vez un traje “de vestir”, porque algunos lo usábamos para la escuela, pero no era lo mismo.
Una corbata nueva, el Viejo, el hermano mayor o el Abuelo que nos enseñaron a hacer el nudo.
Para la gran mayoría de las chicas, era su primer baile, el vestido nuevo, los nervios, pintarse pero no demasiado, encontrar una buena mesa, ni muy lejos ni muy cerca de la gran pista de baile.
Porque en esa época todavía “se cabeceaba”….y por ahí no me ven, o si estoy cerca y miro a un chico se va a dar cuenta, que si hay mucha o poca luz….
Por la tarde habíamos visto el desfile de las candidatas a Reinas…todavía no existía la igualdad de género para este caso y no se elegían los reyes.
Esos desfiles donde generalmente se usaba el más bello auto de la época, una Coupé Torino 380 W….Había algún Falcón y Chevy…pero la Torino, mamita!! Que pedazo de caño!
La ceremonia del “cabezazo”, que no era tal, porque era tratar de que ella nos mire y apenas hacer la mímica de “Bailas???”. Podía implicar el éxito, la derrota o el ridículo…más de cuatro hemos encarado hacia la pista y resulta que la piba le había dicho que si al flaco que nos llevaba 2 cabezas y estaba justo ahí, detrás nuestro.
Conforme pasaban los años e íbamos adquiriendo experiencia, ni hablar cuando ya estábamos en quinto o sexto año, no nos importaba demasiado y encarábamos directamente hacia las mesas…Como dice mi gran amigo de la vida, Martin Ortellado, que nos podía pasar, si éramos invencibles.
Lo mejor que tenían los Bailes de Estudiantes, era que después de elegida la Reina y las Princesas, venía la última tanda de las bandas invitadas, generalmente con los lentos y nunca, nunca terminaban ahí.
Coincidieran o no con el 21 de Septiembre, en algún lado nos volveríamos a encontrar, ya sin saco ni corbata, algunos de la mano de la piba que había dicho que sí y otros masticando bronca por que no se le había dado.

Fuimos y seremos eternamente estudiantes, porque sabemos que esa época no se va a repetir, pero la revivimos en nuestros hijos y ojala la volvamos a vivir en nuestros nietos.
Y porque de vez en cuando las redes sociales nos juegan una carta para hacernos encontrar con quien bailamos esos días.
¡Vaya entonces, para los que lo son, los que lo fueron antes, los que por suerte tienen de estudiantes, para toda la vida, el corazón!!
Y permítanme la licencia de poner la foto de mis queridos compañeros de secundaria. Pueden ustedes subir las suyas.

Pocos, apenas SIETE, pero muy, muy buenos!! Norma Pomés, Gustavo Bartolomé, Carlos Almanzi, Ricardo Basilio, Alejandro Camicha, Gerardo Petegoli y el Pata…
Salud!
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin