Press "Enter" to skip to content

Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Islas Malvinas

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-“La Voz” dialogó con “Richard” Arrigoni quien, junto a Miguel Bouzas, integraban la tripulación del Crucero Belgrano –El orgullo de un abuelo…

Dialogamos con José Ramón Arrigoni. En el año 1982 realizó el Servicio Militar Obligatorio y fue destinado a la dotación del Crucero Belgrano que participó en el operativo Malvinas, el cual fue hundido por la armada inglesa y él tuvo la suerte de sobrevivir. Quedaron 323 héroes en las aguas heladas
Al momento de incorporarse al Servicio Militar, estuvo cuarenta y cinco días en Campo Sarmiento. Luego de hacer la instrucción, le destinan una función a cada soldado. A Arrigoni le destinan el Crucero General Belgrano, junto al bragadense Miguel Bouzas. En ese momento, Arrigoni ingresó con 18 años, recién cumplidos. La totalidad de héroes en el barco fueron 1091 soldados más dos civilices.
En el Día de la Afirmación de Derechos, comunicó: “Desde que íbamos a la escuela, las Malvinas siempre fueron argentinas. Si no se hacía la guerra, quedaban automáticamente para los ingleses”.
-Al volver del hundimiento del barco, Bauzas se dirigió a la ESMA (La Escuela de Mecánica de la Armada) y Arrigoni siguió con el servicio en Zárate durante un año, realizando la guardia con armas.
“Cuando nos fueron a rescatar, un superior nos dijo que, si seguíamos siendo civiles, les contemos nuestra historia a nuestros hijos y nietos, que merecen recordar lo vivido. Yo siempre lo cuento, gracias a Dios no me afecta en nada, aunque al principio, cuando volví soñaba son situaciones del barco. Pienso cuando abrazo a mi nieto, hace tanto tiempo atrás viviendo lo que viví y ahora le estoy dando un beso…”, explicó.
“Pienso ser ejemplo de vida, porque vi la muerte de muy cerca”, finalizó con emoción.

N. de la R: Arrigoni y Bouzas pasaron más de 30 horas, en una balsa de plástico, en medio de las aguas, con la incertidumbre de sus familiares sobre la suerte que habían corrido.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin