Press "Enter" to skip to content

Día de la Bandera: palabras alusivas de la docente Yanina Blanco

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Yanina Blanco es profesora de Historia y tesista de la Licenciatura en Historia. Hace 13 años que ejerce la docencia en escuelas secundarias y hace tres años en el nivel terciario.

Como investigadora integra varios grupos de estudios universitarios. Ha participado como expositora en Jornadas y Congresos Nacionales e Internacionales. Sus producciones investigativas más recientes se centran en las áreas de la Historia Cultural, de la Literatura, de la Religión y de Géneros. También su interés está puesto en la Historia de Bragado. Dos de sus últimas investigaciones sobre el pasado bragadense fueron publicadas en formato de libro (uno de ellos referido al periodista Horacio Reyes y su periódico «El Combate», y el otro sobre el Colegio Nacional y sus primeros cien años de vida cumplidos en 2018).
Así se manifestó en este día de conmemoración por el 201° aniversario del fallecimiento del General Manuel Belgrano: “Desde mi punto de vista es importante remarcar que en el 20 de junio el verbo no es «celebrar» sino «conmemorar» ya que recordamos el paso a la inmortalidad del Gral. Manuel Belgrano acontecido en 1820 en la ciudad de Buenos Aires. Generalmente se lo honra como al creador de nuestra Bandera Nacional, como al padre de esta insignia patria. No obstante, es menester resaltar que Belgrano excede ampliamente la mera figura de «creador de la Bandera», ya que también fue abogado, político, militar, diplomático y un gran visionario.
«Argentina es un país que mira hacia el mar» dijo en 1801, bregando de ese modo por la creación de una flota de Marina Mercante, mostrando de ese modo una gran capacidad de adelantarse a otras épocas. Donó sueldos propios para la creación de escuelas y preciaba casi como nadie la honorabilidad en el proceder de los asuntos públicos. Fue uno de los primeros en alzar la voz a favor de la educación femenina, en tiempos en que recibir clases institucionalmente hablando era un privilegio reservado casi exclusivamente a los hombres, incluso a una minoría de ellos. Algunos de los primeros libros de lo que hoy conocemos como la Biblioteca Nacional corresponden a lo que fue su colección personal, habiendo decidido donarlos para tan noble fin.
-Remarco entonces que, en esta fecha, por lo dicho y por muchas otras cuestiones que la Historia se encargó de revisar, que es injusto pensar que «solamente» fue el creador de la Bandera. En este 20 de junio y en todos los que vengan, se conmemora a un modelo de hombre íntegro y a un aportante decisivo en los albores de lo que luego fue la República”.
Tradicionalmente y por protocolo en las instituciones educativas se conmemora esta fecha mediante un acto o ceremonia. Asimismo, es común que durante las primeras semanas de junio se aborden en el aula las diferentes aristas y contribuciones que este prócer ha realizado. De ese abordaje, surgen reflexiones y producciones muy interesantes de parte de los estudiantes. Entre ellas, audiovisuales y breves representaciones teatrales. En medio de la pandemia, tales actividades se realizan desde la no presencialidad.
“Personal y profesionalmente considero y siento que estas fechas patrias son necesarias para nuestra identidad nacional. Para que las mismas no se reduzcan a un mero feriado como sinónimo de descanso, es fundamental que se personifique su significado para cada generación”, finalizó.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin