Press "Enter" to skip to content

Día del Trabajador Municipal: María Elena y sus 34 años a puro compromiso

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Historia, presente y sensaciones de una vecina que sabe cómo darlo todo por Bragado

El 8 de noviembre es el Día del Trabajador Municipal, pero La Voz se adelanta y comparte el camino de una mujer que convirtió su tarea diaria en una pasión.
Ella es María Elena Bacchello, una vecina que deja todo en el Palacio Municipal desde hace 34 años, totalmente convencida de que lo mejor está por venir.
Ingresó a la Municipalidad un 13 de enero de 1986, en Tesorería. De acá pasó a Contaduría, volvió a Tesorería, se fue a Personal, regresó a tesorería con el cargo de tesorera y ahora respira el área de Compras. Todo lo rememora como si los años serían lo mismo que días.
La oficina de Personal, según indica, le gustó mucho porque el trabajo “es dinámico, pero a la vez es fluctuante”. Aunque, como suma, Tesorería la puede por “los números, la relación con los proveedores, con la gente que va a pagar los impuestos, el trabajo del banco a través de home banking, las cuentas de la Municipalidad”.
Tampoco se guarda que Tesorería regala un trabajo “hermoso, pero muy estresante”. Eso, sobre todo, lo vivió cuando fue la titular del sector, propuesta que le llegó de la mano del intendente Vicente Gatica.
Corría febrero de 2019. Ahí fue cuando llegó a Compras, lugar al que define como “más tranquilo”. “Siempre en la misma secretaría estuve”, amplía.
Su balance de todo lo vivido es “recontra positivo”, algo que dice con mucho orgullo. Tal es así que añade un “no me quiero jubilar” tan seguro como sincero, lo que se daría en enero de 2021.
Hace poco, pudo volver a la Municipalidad, algo que la pandemia había puesto en pausa. “Es mi segundo lugar, mi segundo hogar. No mi familia, pero sí mis compañeros de trabajo de 34 años”, suelta. “Una vida”, refuerza.
Y señala: “Yo a mi trabajo lo tomo con mucha responsabilidad y tengo momentos vividos hermosos, gente que ya no está físicamente y que se ha retirado”.
Su familia aparece en el relato. Respira emocionada. Todo cuando refresca que ellos le inculcaron “el trabajo, la responsabilidad y la honestidad ante todo”. “En eso, estoy completamente segura que lo hago y lo hice bien”, cierra María Elena.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin