Press "Enter" to skip to content

Día Mundial Sin Tabaco: Por qué es peligroso fumar en el auto…

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra el 31 de mayo el Día Mundial Sin Tabaco para poner de relieve los riesgos asociados al tabaquismo. Y, por ende, es una buena oportunidad para advertir sobre los peligros de fumar mientras se maneja un auto.
Excepto en Córdoba, donde se multa con hasta nueve UEM (cada unidad económica municipal equivale a ocho litros de nafta súper de YPF), en ninguna provincia de la Argentina rige la prohibición de fumar al mismo tiempo que se conduce un vehículo.
En Buenos Aires entraron al Congreso varios proyectos de ley que proponían una pena monetaria para los fumadores al volante, pero ninguno prosperó.
Fumar y manejar un auto son dos actividades incompatibles. Quienes las hacen al mismo tiempo multiplican los riesgos de sufrir un siniestro vial (no podemos llamar accidente a un hecho que se puede evitar), una parte por la distracción que genera y otra, por la posibilidad de quemarse y realizar una maniobra brusca que ponga en peligro la integridad física del conductor y del resto de las personas.
-Un caso conocido es el del cantante Adrián Otero. En 2012, el por entonces cantante de Memphis la Blusera, falleció tras perder el control de su vehículo al intentar encender un cigarrillo, según declaró la persona que lo acompañaba. Se accidentó en la autopista Córdoba-Rosario, cerca de Ballesteros.
Si bien la distracción más frecuente de los conductores es el celular, fumar es una muy habitual. Y las distracciones, según el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), participan en el 63 por ciento de los siniestros graves del territorio argentino.
“Estadísticamente, los fumadores tienen el doble de accidentes de tránsito que los no fumadores”, sostiene la asociación civil Luchemos por la Vida.
Fumar al manejar es riesgoso porque implica perder momentáneamente la concentración. Para prender un cigarrillo es necesario realizar ciertas acciones que quitarán por un momento la vista del camino.
A su vez, tener un cigarrillo encendido le impide al conductor agarrar bien el volante. Algunas personas manejan con una sola mano (es una imprudencia grave) y otras lo hacen con las dos, aunque el “pucho” no les permite tomar el volante como corresponde.
Ante una situación riesgosa, el fumador tendrá dificultades para maniobrar rápido y bien.
Fumar en el auto aumenta los niveles de partículas finas contaminantes por encima de los límites recomendados por la OMS. Es peligroso para la salud no solo del fumador, sino también de las demás personas presentes en el habitáculo.
Numerosos estudios en Estados Unidos y Europa coinciden en que las partículas tóxicas (son riesgosas para los pulmones) quedan en el interior del auto por al menos diez días. Bajar las ventanas reduce apenas un 40% los riesgos.
Las sustancias peligrosas quedan impregnadas en las alfombras, los apoyacabezas, los tapizados de los asientos y en el panel del techo y las puertas, siempre que no sean de plástico. A dichas partículas cancerígenas se las considera “humo de tercera mano”. El movimiento del auto provoca que estas capas se disipen constantemente por el aire dando lugar a un tabaquismo “ultrapasivo”.
Por último, dos puntos importantes: el humo que produce un cigarrillo puede afectar la visibilidad del conductor, lo que podría decantar en un siniestro de tránsito grave; y la chance de sufrir un incendio aumenta un 50% cuando se enciende un cigarrillo en el auto, según un informe británico.

Cuáles son los peligros de fumar en el auto. Foto: ABC.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin