Press "Enter" to skip to content

Día Nacional del Trabajador y el Asistente Social

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Esta fecha fue instituida en 1961 durante las Segundas Jornadas Nacionales de Servicio Social, eligiéndose el día en que entonces se celebraba la Visitación de la Santísima Virgen. Constituye un homenaje a los profesionales del trabajo social, quienes prestan servicios de orientación y resolución de diversos problemas de la comunidad, tanto en instituciones públicas como privadas.
El trabajo social es una disciplina académica que promueve el desarrollo y la cohesión social mediante un conjunto de herramientas y acciones socioeducativas para luchar contra la desigualdad e impulsar el desarrollo de las personas en situación de vulnerabilidad. Un trabajador social es una persona que tiene una determinada forma de ser. El altruismo, los valores solidarios, la empatía y las habilidades de comunicación y sociales forman parte de su capacitación como profesional.
Además, es una figura que orienta, informa y ayuda de una forma psicosocial a personas o familias que estén en una situación de violencia, desorganización, o ante pérdidas de origen económico como un trabajo o una vivienda. También, se encarga de minimizar las dificultades que puedan presentar ciertos grupos de personas para integrarse socialmente, tal como sucede con marginados, personas con disminución física o psíquica, en distintos grados, o inmigrantes.
Los asistentes sociales trabajan junto con las familias y población vulnerable en general, para detectar, prevenir y modificar situaciones de exclusión social. Trabajan en departamentos de servicios sociales, cuyo objetivo es mejorar el bienestar social de la ciudadanía, prestando atención, información y apoyo.
Otra de las funciones del asistente social es realizar un análisis de la realidad. Un estudio que le sirve para valorar los posibles conflictos que pueden desarrollarse. La idea es ejecutar un plan de acción que contenga los objetivos del caso con las posibilidades de acompañamiento y evaluación. Lo que se puede efectuar a nivel micro-social o macro-social. El primero se refiere al diseño de tratamientos, intervenciones y proyectos sociales. Mientras que, el segundo, se corresponde con el diseño de programas y servicios sociales.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin