Dialogamos con la creadora del emprendimiento “Regalarte Amor”

-Ella es Gilary Montiel, una joven de 26 años, venezolana que reside en nuestra ciudad

Ella misma nos contó que en el año 2017 se recibió de la carrera de psicología, lo que abrió puertas a qué pueda ejercer en un Centro de Rehabilitación Infantil, con niños de todas las edades y con todo tipo de discapacidades; ese fue el momento en el que más se dedicó a su profesión, un periodo muy corto.
Exactamente el 26 de mayo de aquel año pandémico, el 2019, vino a la Argentina buscando sueños, oportunidades, trabajo, una vida diferente.
Vivió un tiempo en la ciudad de Buenos Aires, alrededor de seis meses y por cuestiones laborales llegaron a Bragado dónde finalmente, en el año 2020, en el mes de junio, surgió “Regalarte Amor”.
“Realmente viene de muchos años atrás, porque yo en el colegio hacia todo lo que era regalos, propuestas de noviazgo, pancartas”.
El nombre de este emprendimiento que comenzó en casa y ahora cuenta con un local establecido en el centro, en la calle Lavalle, “nace de la combinación de regalar amor, porque es el mejor regalo sin duda”.

Comenzaron ofreciendo chocolates, espumantes, cosas sencillas, cómo ella menciona, pero se diferenciaban en que todo era personalizado; “ponerle el nombre específico de la persona hacía que el regalo fuera diferente, yo sentía eso y a la gente le gustaba”.
También descarta el gran apoyo que recibió en nuestra ciudad, por parte de sus amigos y clientes. “Fue un gran empujón, darse a conocer no es fácil, y correr la voz tampoco, es con el tiempo”, por esta razón fueron creciendo poco a poco y también en base de mucho esfuerzo durante dos años, sumando otro de sus trabajos es el rubro gastronómico.
“Este local lo iniciamos desde cero y lo remodelamos con la ayuda de mi marido que realmente hizo todo”.
Para finalizar, le preguntamos que sentía por su trabajo, a lo cual respondió: “Al emprendimiento como tal le tengo afecto, mucho amor, porque lo creé yo, lo diseñé yo, todo poco a poco”, con respecto a lo que hace menciona que la hace muy feliz porque le permite tener la libertad de crear lo que le gusta, a su manera, a sus tiempos.
-“También me da incertidumbre, porque espero que mi trabajo guste, recibo críticas buenas, pero también me crítico a mí misma”.

Compartir en: