Press "Enter" to skip to content

Dialogamos con los titulares de la empresa ConBra SA

-40 años de mucho trabajo; 60 sucursales y 850 operarios

Los hermanos empresarios Gerardo “Machote” y Carlos “Cala” Bielsa, titulares de la empresa ConBra SA, fabricantes de la marca indumentaria Le Utthe, compartieron su balance 2021 y desarrollaron el arduo trabajo de la empresa textil.

Dialogamos con los titulares de la empresa ConBra SA

La historia de la empresa comenzó hace 40 años. Ahora “Machote” y “Cala” se dedican a la venta al público, sin ventas al por mayor y expresaron: “En este momento nos estamos verticalizando, estamos partiendo del algodón del norte, que siembra y cosecha “Machote” junto a CAMSA, aliada a ConBra. Partimos de la fibra de algodón, la traemos acá, la procesamos, hacemos un hilo, lo tejemos y hacemos prendas”.
Actualmente, ConBra se encuentra en una etapa de creación de un galpón en el predio del Parque Industrial. Son aproximadamente 20.000 metros cubiertos en dos etapas: La primera es una hilandería, tejeduría de tela y tintorería. A su vez, realizan pullóveres, medias, todo con hilo reciclado, es decir, los retazamos que antes descartaban, ahora se reciclan aproximadamente dos mil kilos de retazos por día y, ahora desfibran el algodón formando un hilo y con ese hilo realizan medias, pulóveres y telas.
Y sostuvo “Cala”: “Estamos abocados a una etapa industrial, la etapa comercial la tenemos muy aceitada, tenemos sesenta sucursales. Estamos importando mucha maquinaria 0 kilómetro del mundo, la idea es fabricar tela en Bragado y esa tela convertirla en prendas y que no salga toda esa mercadería de Bragado para evitar gastos logísticos”.
Respecto al balance del 2021, expresaron los empresarios que fue: “Relativamente bueno, porque la industria en este momento está protegida, no se está dejando exportar mucha mercadería, así que como nosotros somos industriales y fabricamos acá, eso por un lado nos favorece, porque ingresa menos mercadería importada y por otro lado tenemos alguna dificultad con la provisión de insumos, de telas para la confección. De alguna manera, el 2021 para la industria textil de la Argentina fue bueno”. Y agregó: “para el 2022 hay grandes interrogantes en cuanto a las cuestiones económicas que dependen más de la política que de nuestra voluntad, así que de lo que nosotros depende siempre tratamos de razonar e ir para adelante; lo que se maneje políticamente es un gran interrogante, veremos qué pasa con las tasas de interés, con la inflación, el bolsillo de la gente; el 2022 lo estamos transitando con los proyectos que estamos llevando en marcha que les estimamos dos o tres años”.
En total la planta está integrada por 850 empleados, y estiman que con los nuevos proyectos, tal vez en uno o dos años, lleguen a los mil empleados. A lo largo y ancho del país presentan 60 sucursales, en la mayoría de las provincias. Y destacaron: “en Capital nos está yendo muy bien, tenemos posibilidades de ampliarnos en ese lugar”.
Por otro lado, indicaron: “Ahora la dificultad que tenemos es más de la producción de materia prima que de apertura de sucursales. El crecimiento está dado por cómo consigamos mercadería, no quedaron muchos talleres de confección, está muy difícil para confeccionar y fabricar en el país”.

Dialogamos con los titulares de la empresa ConBra SA

-Retomando el proyecto en construcción en el Parque Industrial, “Cala” desarrolló: “Estamos muy sujetos a tiempo, ya tenemos las máquinas pagas, descargadas en Bragado; se nos complicó un poco la construcción del galpón porque a último momento decidimos ir al Parque Industrial, eso nos demoró un poco el proyecto. En el Parque Industrial hay que operar políticamente con el Municipio y con la provincia, porque la industria que nosotros queremos hacer carece de energía eléctrica; no hay mucha energía eléctrica en el Parque Industrial y si nosotros nos queremos ampliar vamos a tener ese limitante; esperamos políticamente cómo se soluciona ese problema que es energético y eso nos perjudica porque las máquinas paradas, se deterioran, hay que poner énfasis en ese tema”.
-En lo que respecta a lo agropecuario, “Machote” agregó “Empezamos sembrando al algodón y desde allí le fuimos poniendo un valor agregado: Iniciamos con una siembra tradicional, después anexamos cosechadoras, cuando crecimos un poco anexamos una desmotadora, que es lo que separa la fibra de la semilla, el cual es el primer proceso que se le hace al algodón y se vende la semilla por un lado y la fibra por otro, que es lo que sirve para hilar; el desperdicio ese se usa para algodón quirúrgico. A raíz de eso, “Cala”, que se encarga de lo comercial, tratamos de llegar con ese algodón propio hasta la prenda terminada, entonces tenemos que anexar hilandería, tejeduría, tintorería y todo lo demás para llegar a la prenda terminada que se vende en el local”.
Y continuó “Hace un tiempo también, comenzamos haciendo un proceso en la semilla de algodón, arrancamos desde la siembra, es decir, tenemos la plantita con un socio que delintamos al ácido, la semilla y la clasificamos para la siembra; con el algodón arrancamos un proceso integral. Tenemos toda la cadena: desde el proceso de la semilla, la siembra, todas las herramientas para cultivarlo, cosecharlo con máquinas propias, desmotamos y después empieza la hilandería. Y la semilla se puede clasificar y volver a sembrar o se vende para forraje o industria o aceite, etc.
-El algodón creo que es el cereal que más manufactura le poder poner, tiene muchas más propiedades para agregarle valor agregado”.
Y sostuvo su hermano que, “quisiéramos exportar, si pudiéramos; si se llegan a dar las condiciones y vemos que los costos dan, nos gustaría exportar. Creo que cuando Argentina acomode las variables macroeconómicas y el precio del dólar, me parece que vamos a estar en condiciones de exportar, pero eso depende más del país que de nosotros. Ganas tenemos, pero el país tiene que acompañar para que seamos competitivos afuera. Ojalá que un futuro podamos hacerlo, siempre las industrias que sobreviven son las que tratan de exportar un 20 o 30% de su producción. De cualquier manera nosotros siempre sobrevivimos porque tenemos campo e industria, somos una de las pocas empresas del país que no ha tenido convocatoria de acreedores a lo largo de cuarenta años”.
Los hermanos Bielsa destacaron estos años de labor, viéndolo en retrospectiva: “El sueño está cumplido, nunca nos hubiéramos imaginado de estar en donde estamos, todo se hizo con esfuerzo, con trabajo y fuerza”.

Compartir en: