Press "Enter" to skip to content

DIEGO está en las manos de DIOS

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Especial para “La Voz”

Ha sido tarea difícil ser MARADONA, el mejor de todos. Andar por las calles más peligrosas que los mil campos de juego que fueron testigos de la habilidad del N° 10, una calificación que llevó estampada en la piel. Tuvo que encontrarse con malos disfrazados de buenos y él se compró el mensaje, más de una vez. Es que nunca dejó de ser el malabarista que, en su Villa Fiorito natal, anunciaba su sueño chiquilín de ser CAMPEÓN…

Siempre fue amigo de DIOS, que lo alentó a volar alto con sus ilusiones; miró para otro lado cuando el gol con la mano en México 86 y, al ratito, le prestó alas para la enorme jugada del gol histórico frente a los ingleses… Nunca olvidó sus raíces y por eso, naturalmente, llegó a jugar en Nápoli, ciudad del sur italiano, que lo seguirá idolatrando a través del tiempo. Es que los ídolos no mueren…
Maradona se sintió imbatible y vivió con esa certeza; superó muchas pruebas, pudiendo llegar a la orilla. En esta instancia, el 25 de noviembre de 2020, terminó dándose la razón: Aunque el corazón cansado dejó de latir, ya había ingresado en el ancho patio de la INMORTALIDAD bien ganada.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin