Press "Enter" to skip to content

Dos cardenales cercanos al papa Francisco dieron positivo y evalúan medidas preventivas

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

En vísperas de Navidad, dos cardenales muy cercanos al papa Francisco dieron positivo en coronavirus -Hay temor por la salud del máximo referente de la Iglesia católica que no es de usar barbijo.
Uno de los infectados es el cardenal polaco Konrad Krajewski, capellán responsable de las obras de caridad del papa. El religioso, de 57 años, presentó síntomas de neumonía y está internado en el Hospital Agostino Gemelli, de Roma. La Santa Sede está realizando el mapeo de personas con las que estuvo en contacto en los últimos días.
Krajewski se ganó el apodo de “El Robin Hood” del papa, por su trabajo en beneficio de los más vulnerables. Pasa gran parte de su tiempo en las calles, fuera de la Ciudad del Vaticano, ayudando a la gente sin hogar de Roma. A pedido de Francisco, estableció una clínica, instalaciones para bañarse y otros servicios junto a la Plaza de San Pedro. También trabaja con organizaciones benéficas italianas que ayudan a los pobres y las personas sin techo en toda Italia.
El otro cardenal que dio positivo en COVID-19 es el italiano Giuseppe Bertello, de 78 años, presidente del gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano, una función que le hace ejercer en nombre del papa el poder ejecutivo en este Estado minúsculo. Su diagnóstico fue publicado por la prensa italiana y confirmado a la agencia de noticias AFP por una fuente cercana a la Santa Sede. Por el rol que ocupa, Francisco mantiene numerosas reuniones privadas en la residencia de Santa Marta, donde vive.
Las fuentes no dejaron en claro si alguno o ambos participaron del evento de este lunes en el que miembros de la administración central del Vaticano intercambiaron saludos de Navidad con el Papa.
En el pasado, cuando se registraron contagios de eclesiásticos dentro del hotel interno del Vaticano, el máximo referente de la Iglesia católica fue sometido a hisopados nasofaríngeos. Es probable que en las próximas horas también le realicen el test para COVID-19, ya que se lo vio compartir con Krajewski la última predicación de Adviento, el 18 de diciembre.
Francisco tiene 84 años y genera preocupación en su círculo porque no acostumbra a usar tapabocas. El lunes, cuando presentó sus deseos para el año nuevo ante los 4000 trabajadores del Vaticano y sus familias, no pudo evitar acercarse a los participantes y hasta alzó a un bebé.
Más allá de su edad, que ya lo introduce dentro del grupo de riesgo para este virus, el Papa tiene un problema de salud adicional: a los 21 años, en 1957, hubo que extirparle una parte del pulmón derecho debido a una infección, según reveló su biógrafo, Austen Ivereigh.
Al momento, el Vaticano no dio detalles sobre cuándo Francisco podría recibir la vacuna contra el COVID-19. En tanto, sí adelantaron que la campaña de vacunación comenzará a principios de 2021.
Los dos casos mencionados en esta nota no son los primeros de miembros del Colegio Cardenalicio que dieron positivo en coronavirus. Anteriormente, se habían infectado el cardenal Gualtiero Bassetti, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana, y el cardenal filipino Antonio Tagle, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

(Foto: Filippo MONTEFORTE / AFP)

El Papa es factor de riesgo para el COVID-19. Su salud genera preocupación ya que se lo suele ver sin barbijo entre las multitudes.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin