Press "Enter" to skip to content

El 7 de agosto fue el día del Maratonista Argentino ¿Por qué se celebra?

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Dos carreras históricas, dos Juegos Olímpicos, dos medallas doradas, el mismo día, pero con 16 años de diferencia. Las hazañas de Juan Carlos Zabala y Delfo Cabrera, más presentes que nunca.

Dos carreras, dos marcas impensadas, dos medallas doradas, dos Juegos Olímpicos, un mismo día -con diferencia de 16 años- y dos atletas que quedaron en la historia. El 7 de agosto se conmemora, en la Argentina, el Día del Maratonista.
En el maratón olímpico de Los Ángeles, en 1932, el rosarino Juan Carlos Zabala sorprendió a todos. En los últimos 4 kilómetros de carrera sacó fuerzas de donde ya parecía no haber más, y se despegó de su principal perseguidor, el británico Samuel Ferris.
Esa ventaja le fue suficiente al «ñandú criollo» para cruzar primero el arco de llegada en 2h.:31:36 y colgarse, por primera vez en la historia de nuestro país, una medalla de ORO en un Juego Olímpico, un 7 de agosto.
La hazaña caló hondo en el país y en muchos atletas. Pero a una persona en particular lo marcó para siempre. Ese deportista era Delfo Cabrera, corredor amateur que practicaba el deporte sin una meta específica. Lo hacía para ir y venir del trabajo, aunque con el tiempo fue aumentando la distancia y con ella la pasión.
Este maratón ganado por Zabala fue lo que definitivamente lo impulsó e inspiró a emprender su carrera como corredor profesional. Delfo fue testigo de esa hazaña y entendió qué era exactamente lo que quería.
Tal es así que viajó a los Juegos Olímpicos de Londres, en 1948, para representar a la Argentina en la distancia de maratón. Dentro de su plan de carrera -junto a sus colegas Eusebio Guiñez y Armando Sensini- uno de los puntos principales era guardar fuerzas para el sprint final.
En unos 42 Kms, apasionantes, con algunos cambios de punta durante el recorrido, los argentinos no dieron el brazo a torcer y se mantuvieron en el pelotón de adelante. Aunque uno de ellos no se iba a contentar solo con eso y tenía guardado un final de película.
El circuito de 42 kilómetros 195 metros, terminaba dentro del mítico estadio de Wembley. Cuando Delfo Cabrera ingresó, se encontraba en la segunda posición, muy cerca del belga Étienne Gailly.
Más entero que su rival y fiel a lo que había planeado, hizo un sprint final para quedar en la historia grande del deporte argentino y mundial. Superó al belga, que terminó tercero, y cruzó la línea de la pista de atletismo en un tiempo de 2:34:51.
16 años después de la histórica carrera de su ídolo Juan Carlos Zabala, también un 7 de agosto, Cabrera se colgó la medalla DORADA en maratón en un Juego Olímpico.
Por estos dos hitos deportivos, esta fecha no es un día más en el mundo deportivo argentino, y para nada lo es en el mundo del atletismo.
ZABALA: Nació en Rosario, el 11 de octubre de 1911 – Murió el 24 de enero de 1983. El tiempo para su medalla de oro fue 2 horas, 31 minutos y 36 segundos.
CABRERA: Había nacido en Armstrong, el 2 de abril de 1919 y falleció en Alberti, el 21 de agosto de 1981. Fue Bombero de la Policía Federal.

Zabala y Cabrera, dos apellidos inolvidables. (Foto: AP)
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin