Press "Enter" to skip to content

El arte de trabajar con materiales reciclados: una decisión estética que suma conciencia ecológica

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Carmela Blanco reutiliza objetos para transformarlos en la materialidad de sus esculturas.

Por Ana Roche.

Carmela Blanco vive en la zona norte del conurbano, no muy lejos del Río de la Plata. Es artista plástica y tomó un camino estético en el que la materialidad de su obra se constituye a partir de elementos reciclados y reutilizados. Trabaja con hierros, maderas, desechos industriales, piezas de autos, canillas, durmientes del tren, postes de viejas cercas del campo. Pero también trabaja con las huellas simbólicas que estos objetos traen y aportan al resultado de lo creado, dando como resultado una síntesis única entre idea y soporte material.

¿Cómo fue tu formación como artista?
Siempre me gustaron las artes plásticas. Desde muy chica comencé a ir a un taller que era “de grandes” y no aceptaban chicos, pero como tenía grandes aptitudes me aceptaron. Ese era mi cable a tierra. Todo lo ponía en el arte y lo disfrutaba mucho. Comencé estudiando en el taller de Kazu Takeda, que era una japonesa que se dedicaba a la técnica Sumi-e (tinta sobre papel de arroz), pero yo hacía otras cosas. Hice pintura al óleo con Filgueira Otamendi, estudié con Poli Costa, que era de Taller Sur, de la línea de Alberto Delmonte. Y luego estudié con Ricardo de la Serna, que me formó en escultura, que es lo que más me gusta.

¿Qué aporta trabajar con materiales reciclados?
Trabajo con materiales reciclados o reutilizados, hierros o madera, que tengan la huella de un trabajo hecho antes, o del tiempo, la intemperie o el agua. Eso ya tiene una huella o una textura imposible de reproducir manualmente o con una máquina. Por el hecho de usar elementos reciclables siento que estoy haciendo algo bueno para el planeta, pero que a su vez me están dando parte de la riqueza de mi obra.

¿Cómo te afectó la pandemia y la cuarentena en lo laboral?
Estar en cuarentena no afectó tanto a mi trabajo en sí, a mi trabajo creativo, porque yo estoy muchas horas en mi taller que es donde amo estar. Lo único negativo es que uno sabe que no tiene la libertad de salir. En lo que me perjudicó personalmente es en la cantidad de oportunidades que tenía para este año, como participar en la muestra de Bruselas, una muestra europea de muy alto nivel, o por la muestra que tengo acá actualmente en el Museo de Arte Popular, en el MAP, ya que lamentablemente las obras están guardadas cuando deberían estar expuestas.
Pero esta forma de vida en cuarentena, que es la primera que vivo algo así, nos abrió a los artistas la posibilidad de mostrar la obra a través de la virtualidad, de las redes. A raíz de todo esto tuve que hacer visitas guiadas a mi taller, vivos en Instagram, permanentemente estoy trabajando en las redes, creo que eso vino para quedarse. A muchos artistas no abre la posibilidad de mostrar nuestra obra cuando a veces es difícil hacerlo a través de una galería o a través de una feria de arte.

Interesadas e interesados, ¿cómo te buscan en redes y en la web?
Todas mis obras se pueden ver a través de mi Instagram @carmelablanco o través de mi página web carmelablanco.com.  Estamos permanentemente subiendo todo lo que se trabaja y haciendo actividades para interactuar con la gente.

Fuente: DIB

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin