Press "Enter" to skip to content

El dilema del equilibrio de Nash en la agenda política de Bragado de los próximos dos años

Cada 10 de diciembre las autoridades electas en los pasados comicios asumen su mandato en términos legales. Sin embargo, este 10 de diciembre también comienza la cuenta regresiva, ya que quedarán 730 días para la finalización del actual mandato del intendente Vicente Gatica y con ella se abre la una carrera que a priori, se presenta compleja. Entre la competencia y la colaboración se fijarán las bases políticas de los próximos meses.

UN JUEGO DE SUMA CERO POR EL SILLON DE BLANCH
El politólogo Giovanni Sartori definía a los presidencialismos, régimen democrático que rigen en nuestro país, como el resultado de la lógica de los juegos de suma cero. El planteaba que este tipo de regímenes, a diferencias de otros como el semipresidencialismo o el parlamentarismo, tendían a polarizar a las sociedades y a generar instancias donde resultaba difícil, en principio, cooperar en un fin común.
Por eso Sartori consideraba a los presidencialismos como regímenes más inestables. Desde su perspectiva esto se debe a que todas las fuerzas compiten por un único cargo, el del presidente, o en nuestra nota el de intendente. La condición unipersonal del poder ejecutivo lleva a que quien gane las elecciones, así sea por un solo voto, se quede con la totalidad del poder, mientras que quienes fueron derrotados no obtengan nada. Es así que los vencidos, terminan asumiendo el rol de oposición, nunca tan bien utilizado el término, negando su apoyo a toda iniciativa ejecutiva, en definitiva, si al ejecutivo (nacional, provincial o local) le va mal, tendrán mejores oportunidades para ganar la próxima elección y ocupar el sillón.
Ahora bien, la pregunta que debemos hacernos es si siempre prima este principio. En general si, aunque existen instancias donde fuerzas opuestas están dispuestas a cooperar, dejando de lado las lógicas de suma cero para buscar el denominado equilibrio de Nash. Estas instancias se dan cuando una situación amenaza de igual forma a todas las fuerzas en pugna, por ejemplo, una amenaza al sistema democrático. Existen muestras sobradas de estas cooperaciones entre fuerzas políticas que se presentan como antagónicas, quizás el ejemplo más acabado que vemos en la historia de nuestro país sea la imagen de Raúl Alfonsín junto a Antonio Cafiero en el balcón de la Casa Rosada durante los levantamientos militares.

LA OPOSICIÓN EXTREMA EL JUEGO DE SUMA CERO
Tras el resultado de las últimas elecciones a nivel local, el Frente de Todos se presenta a priori, como la principal fuerza opositora. Sin embargo, como bien marcó en declaraciones en medios de comunicación el concejal mandato cumplido Germán Marini, esta ha sido la peor elección del espacio en los últimos años. Es que desde el 2.015, el peronismo y sus fuerzas aliadas trasladaron esta lógica de suma cero a su propio internismo entre los diferentes dirigentes. Lejos ha quedado aquella consigna que el que gana conduce y el que pierde acompaña.
De esta forma, la interna genera el nivel suficiente de tensiones entre los espacios que impiden establecer lazos de cooperación que les permitan convertirse en una opción viable al electorado desde las elecciones PASO a las generales. Es más, ni siquiera intentan disimularlo frente a la comunidad y es así que pudo verse por ejemplo dos actos en simultaneo para el 17 de octubre. En los hechos, la oposición está perdiendo espacios de representación legislativa y credibilidad y cabe preguntarnos cuanto están dispuestos a perder antes de comenzar a cooperar.
Una posibilidad diferente se le presenta a Innovar, el reciente espacio vecinalista que obtuvo su primera banca la elección pasada. Sin antecedentes políticos, la estrategia política que planteen para los próximos meses, les permitirán quedar en la historia local como una fuerza efímera o como un espacio de consolidación en la distribución de poder local. Lo cierto es que inevitablemente para que un espacio nuevo crezca, debe competir por capturar nuevas voluntades a costa de debilitar a otros. Es decir, los votos sin finitos, hay un número específico establecido de votantes en el padrón electoral y para crecer esos votos deben extraerse de otros espacios políticos. Innovar también será engullido por la lógica de suma cero.

ESCENARIO COMPLEJO TAMBIEN PARA EL OFICIALISMO
En principio, los buenos resultados electorales y la consolidación de sus bancas en el Concejo Deliberante que le otorgan quorum y mayoría propia, haría suponer que el frente Juntos por el Cambio, tendrá las aguas un poco más calmadas. Sin embargo, el espacio se enfrenta un escenario donde el liderazgo del espacio por parte del Intendente Vicente Gatica, puede ser disputado más allá de su posibilidad de obtener la posibilidad o no de ir por un nuevo mandato.
El primer dilema que se le presenta al jefe comunal es la posibilidad de un presentarse por un nuevo mandato. El reciente fallo del juez Jorge Aníbal Ocampo, a cargo del Juzgado Contencioso Administrativo 1 de San Martín, a la cautelar solicitada por Andrea Carina Pavón concejala del partido de Malvinas Argentinas, abrió las chances a muchos intendentes, entre ellos a Vicente Gatica. Sin embargo, no son pocos los que afirman que las limitaciones a mandatos son diferentes si se trata de un candidato elegido para ocupar un cargo legislativo a otro elegido para uno ejecutivo. Quienes afirman esto recuerdan la intentona fallida del ex presidente Carlos Menem para ir por un tercer mandato en 1.999, recordando que también en la reforma de la Constitución de 1.994 existió una cláusula transitoria que consideraba el primer mandato de Menem el período entre 1.989 y 1.995.
De limitarse la posibilidad de reelección al jefe comunal, quedará la posibilidad de designar un heredero/a de su gestión (algunos ya se han atrevido a tirar algunos nombres de los posibles candidatos), aún así Unidos por Bragado deberá enfrentarse a las disputas de otros espacios dentro de Juntos por el Cambio. Acción para el Desarrollo quizás haya sido la fuerza que menos votos obtuvo en la interna de este año, sin embargo, su porcentaje no puede ser menospreciado al momento de la construcción de alianzas. La Coalición Cívica y el PRO, demostraron ser una fuerza que, en el orden local, se encuentran en proceso de crecimiento. No debemos olvidar a la UCR, que si bien en la pasada contienda acompañó al Intendente, las rupturas a nivel nacional pueden tener su correlato local y porque no pensar en algún caudillo radical que vea la oportunidad de reconstruir el liderazgo de los herederos de Alem e Yrigoyen en la alianza local.
El segundo dilema que se le presenta al Intendente es como dar impulso a su gestión. Los años acumulados comenzaron hacer grieta en algunas cuestiones donde hasta los propios aliados se encargaron de cuestionar. Medio Ambiente, tránsito y viviendas, quizás hayan sido las más escuchadas, pero no son las únicas. Días atrás la Secretaria de Desarrollo Urbano Ambiental Dra. Natalia Gatica, manifestó en declaraciones radiales que la pandemia impactó de lleno en los dos primeros años de gestión del segundo mandato de su padre, debiendo destinar la mayor parte hacer frente a la enfermedad y no pudiendo impulsar las acciones previstas. Esta es la mirada que desde el oficialismo se busca imponer sobre los temas inconclusos, en tal sentido Vicente Gatica anunció cambios en su gabinete y una impronta en la obra pública. Lo cierto es que los próximos 24 meses, el departamento ejecutivo deberá empezar a mostrar resultados en temas que se han vuelto demandas sociales hace tiempo.

LA TEORÍA DE LOS JUEGOS
La teoría de juegos es una rama compartida entre la economía y las matemáticas, aunque sus implicancias se aplican a múltiples disciplinas. En la misma se estudia cuál sería la conducta óptima elegida por un individuo cuando el coste y el beneficio de cada una de las opciones no vienen dado, sino que dependerá de las elecciones que a su vez hagan otros individuos. Existen múltiples juegos como los simétricos o asimétricos, los de suma cero, los de cooperación o no cooperativos, los denominados equilibrio de Nash, los simultáneos y los de información perfecta o imperfecta.
Pero hoy nos interesa evaluar principalmente los de cooperación. En 1951, John Forbes Nash quien fue un matemático que por sus teoría fue acreedor al premio nobel de economía en 1994 y que todos recordarán por la película “Una mente Brillante”, demostró que existe una manera de ganar siempre en los juegos de la vida real. Es decir existe una posibilidad que todos los participantes ganen frente a cualquier tipo de interacción que existe entre dos personas o más. Para Nash todos podrían ganar en algo tan simple como quien tiene que tirar la basura, o en juegos mucho más complejos como sacar una empresa adelante o gestionar un país.

LA CONFIANZA Y EL EQUILIBRIO DE NASH
En la película que menciono en el párrafo anterior, existe un fragmento donde Nash junto a unos compañeros se encuentra en un bar cuando reflexiona sobre este concepto al afirmar “Adam Smith dijo que para el mejor resultado, cada miembro del grupo debe hacer lo mejor para él. ¿No es cierto? Incompleto, incompleto. Para conseguir el mejor resultado, cada miembro del grupo debe hacer lo mejor para el mismo y para el grupo…” Partiendo de esa idea Nash demostró mediante una ecuación que la clave para ganar siempre estaba en la cooperación.
Una manera muy interesante de ilustrar es mediante el dilema del “hombre atareado”, una variante del conocido “dilema del prisionero”. El mismo plantea que todos los jefes de una ciudad informan a los trabajadores que a quienes lleguen tarde se los despedirá. El problema es que sólo existen dos opciones para ir al trabajo o bien ir en auto o bien en colectivo. Si todos van a sus trabajos en auto se formarán atascos y nadie llegará a tiempo. En cambio, si todos toman el colectivo, habrá menos vehículos circulando y todos llegarán pronto. Por último si todos toman el autobús, pero tú eliges ir en auto, probablemente llegarías más pronto que nadie. Este simple ejercicio fue puesto a prueba en numerosos experimentos y variantes de este dilema, sin embargo en la mayoría de ellos se demostró que, la mayoría de la gente toma la opción de no cooperar, es decir en nuestro ejemplo sería ir en el auto al trabajo, aunque sabemos que es más beneficiosa para todos ir en colectivo.
Ahora bien, la pregunta es si estos ya se sabe y es tan sencillo como cooperar ¿porque nadie lo hace? La respuesta es que no podemos, o al menos así lo plantea Nash, quien dice que hay una especie de impulso natural que nos impide ver la opción de cooperar como una alternativa válida, incluso cuando sabemos que potencialmente es la más beneficiosa para todos. La mayoría de los participantes en estos experimentos no hablaban ni de lógica, ni de probabilidad, las razones que daban para tomar la opción de no cooperar era que no confiaban en que el resto fuera hacerlo. El problema es que la mayor parte de nuestras decisiones buscamos siempre el mayor beneficio posible sin tener en cuenta el daño que podemos hacer a los demás y puesto que la mayoría de la gente somos desconfiados y egoístas al final todos terminamos en un atasco y llegando tarde. En definitiva es un tema de confianza.

¿EXISTE LA POSIBILIDAD DE UN EQUILIBRIO DE NASH LOCAL?
Como venimos viendo, la lógica de suma cero pareciera consolidarse, no solo por las características propias del presidencialismo, sino también por la propia condición humana. Por esta misma razón puede entenderse cierto grado de descrédito que se ha dado en la sociedad hacia la política, ahí podremos ver el importante número de votos en blanco que se presenta en cada elección.
Sin embargo, existe una posibilidad que todos los actores involucrados puedan ganar y esta radica en encontrar un punto donde la cooperación le traiga mayores aportes a cada uno de los espacios políticos. Fijar una agenda de intereses y trabajos comunes podría presentarse como la respuesta a la necesidad de revitalizar la política como herramienta transformadora para Bragado y la sociedad en general. Puede parecer utópico, pero ideas como las de liderazgos colaborativo, o las ideas como las que propone el profesor de Harvard Steven Pinker, quizás sean la tan necesaria base de confianza que necesitamos para proyectar Bragado. Pero de eso ya hablaremos.

Compartir en: