Press "Enter" to skip to content

El futuro de la educación frente a la pandemia

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Informe enviado a “La Voz” por el consejero escolar Pablo Bagattín

Las preguntas sobre el futuro en ese sentido son muchas y los miedos aún más. Pensar un 2021 igual que el 2020, con más virtualidad que presencialidad, es un temor cierto en padres y chicos que vivieron el encierro del año pasado.
Pero el futuro de la vuelta a las aulas pareciera estar atado a la situación epidemiológica que, como demostró la experiencia europea y por más que se haya comenzado con la campaña de vacunación, aún es posible que un descontrol en los contagios haga repetir el pasado.
Propongo reflexionar sobre al menos tres incertidumbres y tres certezas (por supuesto que existen otras) acerca del futuro de la presencialidad en las escuelas
Propongo reflexionar sobre al menos tres incertidumbres y tres certezas (por supuesto que existen otras) acerca del futuro de la presencialidad en las escuelas.
-Incertidumbres:
Curva de contagios. Pasadas las fiestas, aún no se sabe qué repercusión tuvieron en cuanto a la crecida de casos. Nadie lo sabe. En este sentido, habrá que esperar que el rebrote que se ve no siga escalando a niveles de mayo.
Instrucción no es lo mismo que educación. El estudio virtual no reemplaza las aulas. Porque la instrucción durante esta pandemia no se perdió, ya que por medio de distintas aplicaciones y de acuerdo con las distintas posibilidades se pudo dar continuidad a lo académico. O, por lo menos, la gran mayoría no lo perdió. Lamentablemente, hubo chicos que sí quedaron fuera del sistema. Pero la instrucción no alcanza para poder hablar de educación. En las aulas se equipara la diferencia.
Qué porcentaje de alumnos podrá volver. Como dije en el punto anterior, muchos estudiantes perdieron la escolaridad en 2020 por diversas razones, desde que no tenían conectividad hasta que salieron a trabajar. Y con la crisis económica agravada por la pandemia, dio niveles de deserción escolar importante durante el año. Habrá que trabajar para rescatar a quienes están a tiempo de volver.
-Certezas:
El futuro se vislumbra de forma híbrida entre las aulas y el hogar. Está claro que la virtualidad llegó para quedarse. Al menos en parte y como en varios trabajos, habrá situaciones en las que habrá que acostumbrarse que la normalidad será lo virtual.
Hay que formar “ciudadanos del mundo”. Debemos fijar un rumbo hacia dónde apuntar más allá del cortoplacismo de la vuelta o no a las aulas en cada institución. En lo referente a educación, el futuro deberá estar concentrado en formar “Ciudadanos del Mundo”, no solo con habilidades y competencias para adaptarse a escenarios previsibles, planificados, sino a los impensados y excepcionales como el que nos impone la pandemia.
Habrá que ejercitar la resiliencia y creatividad. Sólo con esto podremos desafiar a la crisis que vivimos. Hoy, la pandemia nos hace atravesar algo que nunca hemos experimentado, pero también es una oportunidad. En este cimbronazo mundial hay que ponderar el bien común. Debemos preparar a las futuras generaciones para afrontar la incertidumbre de la nueva normalidad post-pandemia.
Dr. Edgardo N. De Vincenzi * Presidente de la Confederación Mundial de Educación (COMED), Presidente de la Federación de Asociaciones Educativas de América Latina y el Caribe (FAELA)

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin