Press "Enter" to skip to content

El gesto de un comerciante local fue noticia en medios nacionales

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-La valorable acción de Lucas Da Costa, propietario de “Lo de Chicha Pastas”, fue reflejada en el diario La Nación

La exitosa campaña iniciada por empresarios e instituciones locales, cuyo objetivo era recaudar dinero para el hospital San Luis, tuvo una enorme repercusión ya que en pocos días la suma alcanzada había superado los 15 millones de pesos.
Esto fue reflejado en varios medios nacionales, que destacaban la acción solidaria de los bragadenses en medio de la pandemia de Coronavirus y subrayaban el trabajo mancomunado de toda una comunidad.
Pero Bragado volvió a ser noticia por los gestos solidarios de sus habitantes, en este caso de la iniciativa que tuvo un comerciante de nuestra ciudad para darle una mano a quienes más lo necesitan.
En el diario “La Nación” fue publicada una nota en la que se cuenta lo que hace la fábrica de pastas “Lo de Chicha”, un comercio de referencia en el rubro, en donde desde hace unos días se entregan fideos a personas que no cuentan con los recursos para alimentarse o llevar el plato de comida a la casa.

LA NOTA DEL DIARIO LA NACION (ESCRITA POR ALEJANDRO GORESTEIN)
En épocas de la pandemia por el coronavirus no solo existen las malas noticias. Todo lo contrario. También están las pequeñas acciones de grandes héroes anónimos que no dudan en abrir su corazón para poder ayudar a quienes más lo necesitan.
Cuando Lucas Da Costa (35) apenas tenía 11 años su papá abrió una fábrica de pastas en Bragado, una ciudad ubicada a 227 kilómetros de Capital Federal. De un día para otro, cuenta Lucas, el empleado que trabajaba en el local renunció y casi sin darse cuenta un sábado él ya se encontraba formando parte del negocio familiar.
Lucas trabajó cinco años junto a sus padres, luego se fue a vivir a la ciudad de Buenos Aires para finalmente regresar a Bragado. Y en cuatro años armó un nuevo local en una linda esquina, donde actualmente tiene la fábrica de pastas.
«Se están viendo cosas que no son comunes. En Buenos Aires es más fácil ver a personas juntando la basura de un tacho y comiendo, pero en Bragado no. Y me dolió mucho observar a muchas señoras grandes esperando afuera de las verdulerías para recolectar la mercadería que estaba para tirar. Hay mucha gente que trabaja por día y que, tal vez, le pagan $ 500 y tiene que darle de comer a sus hijos y no le alcanza. Yo tengo dos nenas (de cinco y tres años), me pongo en el lugar de esas personas y te juro que me pone muy mal», confiesa Lucas.

FIDEOS CON TUCO GRATIS PARA LLENAR LA BARRIGA
Un día se levantó con la idea de cocinar para darle de comer a la gente que no tiene trabajo. Entonces, publicó un mensaje en la cuenta de Facebook del negocio (Lo de Chicha Pastas).
«Buen día les desea Chicha Pastas. Este es un mensaje para todos. Sabemos que hay muchas personas que trabajan por día y debido a este parate no pueden llevar la comida a su casa. A esa gente le digo que pasen por el negocio que les vamos a cocinar unos fideos sin cargo y así pueden seguir camino con la barriga llena. Hasta las 12:00 hs estamos, no dudes en pasar».
«El primer llamado que recibí fue el de una señora que me dijo que hacía macetas con gomas de auto, pero en este momento no puede vender ni una. Ella estaba pasando hambre y sus nenes lloraban porque no comían. Al rato, pasó por el local y le serví ocho porciones en un tupper muy grande», relata Lucas, emocionado.

DAR SIN ESPERAR NADA A CAMBIO
Lucas sirve la comida en bandejas, pero cuando recibe a varias personas de un mismo grupo familiar les solicita si les pueden traer un tupper para poder llenarlo de fideos. «Muchas veces veo que vienen sin nada y cuándo les pregunto por el tupper dicen que se lo olvidaron, se van y vuelven con uno recién lavado que seguramente les prestó un vecino y eso me demuestra que algunos ni siquiera tienen un tupper. Son seis o siete hermanos, me pongo a cocinar y le meto tres kilos de fideos, salsa, queso. Ellos me agradecen y me dicen que es algo increíble lo que estoy haciendo, pero yo lo hago sin esperar nada a cambio y por eso me hace bien».

«CUANDO SE LLEVAN EL PLATO DE COMIDA YO ME EMOCIONO MUCHO»
Lucas cuenta que las personas se presentan en el local y se paran a un costado esperando que él saque los platos de comida. Y cuando se van, la mayoría, le dice «que Dios te bendiga» como una linda forma de agradecerle ese noble gesto.
«Hay días en que sacamos platos para 20 personas, algunos vienen en bicicletas, otros caminando. Hay hasta señoras de 75 u 80 años. Y cuando se llevan el plato de comida yo me emociono mucho y valoro el hecho de poder aportar algo desde mi humilde lugar «, llora Lucas.

«TENEMOS QUE PENSAR QUE CON POCO SÍ SE AYUDA, TODO SIRVE»
Dentro de unos días Lucas está pensando en llevar 30 kilos de fideos con tuco a uno de los barrios más pobres de Bragado, junto a un amigo, para darle de comer a la gente, especialmente a los niños. «Este muchacho vive en una de las torres y vamos a llevar la comida para alimentar a todos los nenes porque los grandes, de una manera u otra, con un pedazo de pan se pueden arreglar», dice.
Por último, Lucas se anima a compartir un mensaje con aquellas personas que en estos días tan difíciles pueden hacer la diferencia colocando su granito de arena para ayudar a mucha gente que la está pasando muy mal. «Todos podemos ayudar ofreciendo lo mínimo que tenemos, si cada uno pusiera un poquito sería buenísimo y estaríamos mucho mejor. Tenemos que pensar que con poco sí se ayuda, todo sirve”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin