Press "Enter" to skip to content

El gran corazón de Simona, la niña que es ejemplo de superación

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Mariana Tagliero cuenta la historia de su hija, y recuerda por qué es tiempo de comenzar con algunos cambios

-El síndrome de Down es una alteración genética que se produce por la presencia de un cromosoma extra o parte del mismo en el par 21. Y octubre resulta especial, ya que se trata del mes para concientizar sobre este trastorno.

Con el objetivo de dejar las cosas un poco más claras, existe un viaje telefónico a O’Brien que contesta Mariana Tagliero, mamá de Simona Dávila, niña de tres años y medio que es puro corazón.
Al inicio de la charla, destaca ese interior que caracteriza a quienes sufren este síndrome, sin ocultar que “van a tener que esforzarse más para llegar a lo que ellos quieren”, por las características otorgadas por ese cromosoma.
Se enteró de que su hija padecía este trastorno en la misma cesárea, momento en el que los profesionales le transmitieron todo lo malo que podía sufrir. “Fue muy chocante. Lloré mucho”, confiesa.
-A los pocos días, exactamente a los 15, Simona comenzó con diferentes tipos de terapias. “Tiene la misma vida que su hermano (Juan Lorenzo). Lo sigue un montón. Lo copia un montón. Lo tiene de ejemplo”, indica.
Consciente de que este síndrome no se cura, le preocupa que aparezca la discriminación social. “La mirada de la gente duele, pero yo creo que es por ignorancia, no por maldad”, refuerza.
-Tampoco se guarda que “es la más leve de todas las discapacidades que puede tener un hijo”. Esto la lleva a ampliar que, Simona “siempre tiene una sonrisa” para regalar, toda una enseñanza diaria.
Otro de los puntos que resalta es el cariño que recibe la niña en el jardín. “Nunca hubo ni la mínima diferencia. También eso vale mucho, porque no en todos lados tenés el mismo trato”, añade.
Para Mariana, en situaciones como esta es fundamental entender “que es un hijo sano, con síndrome”. Hace una pausa. Sigue. El amor que todo lo puede vuelve a sonar al final de la charla.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin