Press "Enter" to skip to content

¡El karma de las vicepresidencias…!

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por el Dr. Gustavo A. Benalal

En Argentina la Vicepresidencia, figura constitucional creada para los supuestos de sucesión presidencial en casos de ausencia, renuncia o muerte y cuyas funciones son las de presidir las sesiones del Senado sin derecho a voto, salvo empate -es una figura subestimada, despreciada e ignorada- quizás porque la Presidencia según nuestra Norma Fundamenta, es una figura fuerte.-
Desde 1853 la idea del autor intelectual de la Constitución Nacional (Juan Bautista Alberdi), plasmó un Poder Ejecutivo conformado por el Presidente y un nexo entre el Poder Ejecutivo y Legislativo que es el Vicepresidente –que si bien integra la fórmula electoral no integra el Ejecutivo- y salvo con la dupla Frondizi – Guido, no hubo generalmente grandes inconvenientes, los que surgieron a partir del retorno a la Democracia post-proceso de reorganización nacional pomposamente llamado al vulgar genocidio estatal. Desde 1983 la relación entre los Presidentes y sus Vices no siempre ha sido solida; los Vices generalmente han sido más materia de conflicto y no tanto colaboradores. Duhalde al poco andar fue el principal desafiante del liderazgo de Menem y Ruckauf se alineó ventajosamente con Duhalde para conseguir la gobernación bonaerense.- Chacho Álvarez renunció antes del año y le produjo un daño irrecuperable a De la Rúa: Scioli soñó con cierto poder y autonomía provocando el enojo y desconfianza de los Kirchner; la Concertación de Cristina y Cobos, estalló tras la votación de la 125 y su voto no positivo.
Solos Alfonsín-Martínez, CFK-Boudou y Macri-Michetti, se desempeñaron con cierta lealtad. Alfonsín tenía muchos problemas con los militares y amenazas externas para que su Vice le plantee internamente inestabilidad; Boudou señalado como delfín de CFK pasó su mandato con la preocupación de quedarse con Ciccone y la fábrica de hacer billetes, mientras Michetti en las sesiones del Senado mostró el desconocimiento de sus funciones.-
La propensión a los cortocircuito con el Presidente se explicarían por la falta de atribuciones constitucionales del Vice o su nula delegación de algunas funciones y atribuciones por parte del Jefe de Estado. Al ocupar un «no lugar» dentro del diagrama institucional, los lleva a buscar protagonismo y visibilidad política.-
En los últimos tiempos los Vices trataron de hacerse cargo de algunas áreas menores de la gestión (Scioli en Turismo y Michetti en Discapacidad).- ¿Y CFK? el tiempo dirá, aunque está mostrando la hilacha y preocupada por apropiarse de las cajas del Estado y conseguir su impunidad, para lo cual parecería pretender quedarse con todo, hasta la mismísima Presidencia.-
Desde el retorno de la Democracia en adelante, la integración de las fórmulas presidenciales fue en base al equilibrio territorial, coalicional (Alianza y CFK-Cobos), ideológico entre progresismo y moderado (Kirchner-Scioli) o de imagen (Macri-Michetti, donde su figura suavizaba al Macri frío y distante). La fórmula Fernández -Fernández aún es una incógnita, pero ¿CFK cuánto tiempo más podrá sobrevivir con un protagonismo secundario?.-
Por eso al elegir un Vice hay que ser muy cuidadoso y responsable, ya lo decía Robert Kennedy: «Entre tener adentro un tipo que mea para afuera y tener afuera un tipo que mea para adentro, prefiero el primero, aunque sea indeseable».-

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin