Press "Enter" to skip to content

El meteorólogo Mauricio Senessi se refirió a la situación que padece Bragado

Senessi desarrolló el trabajo de la estación meteorológica e informó sobre la “situación de bloqueo atmosférico” que presenta Bragado actualmente.

El meteorólogo Mauricio Senessi se refirió a la situación que padece Bragado

Mauricio Senessi a parte de regir en la estación meteorológica, su especialidad es el estudio de las tormentas severas y tornados. Comenzó en meteorología hace 32 años y rige en la estación meteorológica hace 29 años. Respecto a lo sucedido en estos días en Bragado, Senessi explicó que: “Es un fenómeno dinámico atmosférico denominado situación de bloqueo atmosférico que se origina en niveles medios troposféricos y tiene una acción directa sobre superficie, impidiendo el ingreso de pulsos de aire relativamente más fríos (frentes fríos). El efecto de la canícula (período prolongado y de intenso calor) es provocado en parte por el fenómeno de subsistencia que lo determina una gran cuña anticiclónica en 500 hPa, que genera el bloqueo”. Y agregó: “El fenómeno de bloqueo afecta no solo esta zona, si no gran parte del centro y norte del país, partes del centro de Chile, áreas de Paraguay, Uruguay y extremo sudoeste de Brasil. Se ve afectada por el fenómeno de subsistencia producto del bloqueo atmosférico de niveles medios troposféricos”.
Y anunció que: “Si bien con el correr de los días se irá ajustando mejor a una realidad el pronóstico meteorológico, y de acuerdo a la sucesiva corrida y salida de los modelos numéricos. Pero se prevé que a partir del domingo 16/1 el final del bloqueo ANTICICLÓNICO provocará que ingrese aire frío a la zona central del país provocando precipitaciones y un muy marcado descenso térmico. La magnitud de las precipitaciones se “verán” mejor hacia el final del viernes 14/1 en el pronóstico, que en áreas del centro del país y Litoral pueden ser de variada intensidad”.
Actualmente Mauricio se desempeña profesionalmente de modo particular. Realizó pronósticos meteorológicos para la ciudad de Bragado hasta 1999. Actualmente se dedica al estudio de tormentas severas y tornados, relevo de peritaje in situ para analizar los daños que la tormenta ocasionó y determinar la sinóptica del sistema conectivo.

HISTORIA DE MAURICIO SENESSI EN LA ESTACIÓN METEOROLÓGICA:

-“El viernes 7 de enero de 2022, la estación meteorológica que rijo en su función, arribó a los 29 años de existencia en la ciudad de Bragado, provincia de Buenos Aires, República Argentina. En ella se hace el trabajo de rutina de una estación meteorológica de superficie, contando con instrumental debido y calibrado. En ella se registran alrededor de 1.000.000 de datos mensuales que integran la base de datos estadística de esta ciudad en forma de codificación numérica. Aquí continuamente se busca la efectividad y la calidad del dato registrado para ingresar tanto en la base de datos, como para la comunicación al público. En esta estación, además de las observaciones tradicionales de una estación de superficie (temperatura, vientos, humedad relativa ambiente, etc.) se hacen observaciones y registros de los fenómenos meteorológicos y observación de nubosidad con más detalles que las observaciones oficiales del SMN.
-El 8 de diciembre de 2021, llegaron mis 32 años en la meteorología… Parece mentira recordar aquel 8 de diciembre de 1989 y porqué tomo aquel día como el comienzo de esta linda travesía para mí. Aquel día era un día muy caluroso y muy húmedo en Bragado, provincia de Buenos Aires, y recuerdo que estábamos a las 15 hs con chicos del barrio, tenía 11 años y los vecinos comentaban, uno le decía al otro “se viene una tormenta muy fea”, otro le retrucaba y le decía “no va a caer una gota”. Estábamos a la vuelta de mi casa y habrían pasado 20 minutos, miraba hacia el noroeste y se veía un cielo entre verduzco y violáceo y las nubes se “enroscaban”. Yo decía se va a venir. Seguimos en lo nuestro con un amigo del barrio y a los minutos se desató el caos. Lo único que atinamos fue, a refugiarnos a mitad de cuadra, entre dos grandes ventanales de un comercio, que eran como una L de entrada, el viento era WNW y párelo a la calle donde estábamos. Fue a los 4 o 5′ qué empezamos a tener miedo, los vidrios parecían que iban a explotar, hasta que decidimos irnos como podíamos entre el caos que sucedía.
-Pasan volando chapas, el agua ya había pasado el cordón y llegaba a la vereda, las ramas de los árboles tocaban casi el suelo, las antenas de tv de 10 m de altura parecía que bailaban, los cables se cortaban, pasaban cascotes nadando, cuando dije me voy de ahí, los vidrios nos van a matar, estaba a la vuelta de mi casa, me fui gateando hasta la esquina que me costó doblar porque el viento y el agua me llevaban… Un revistero de los de antes salió volando por la calle. Hasta que con miedo llegué a mi casa, y ahí quedé asustado y QUERIENDO SABER QUE HABÍA PASADO. Allí empezó la curiosidad de investigar, años complejos para poder hacerlo en esta materia… No había internet y no había libros en esta ciudad. Había que, y quería saber. Gracias a Dios, un tío mío vivía en Capital, fue mi salvación para colmar mi querer saber.
Allí empezó la travesía del conocimiento, internándome horas en las bibliotecas y la del SMN. Donde ya me conocían. Esa tormenta ME MARCÓ A FUEGO. Y dije, quiero saber qué es esto de una tormenta así, porqué son severas…
-En mi casa llama mi abuela que había caído su antena de tv, doblada muy particularmente y veía que se repetía ese patrón de daño en otras y ahí me interesó de saber las diferencias de daños por tormentas que se producían, de la manera que se quebraban las ramas de los árboles, etc…
-Todo siguió hasta el 7 de enero de 1993 que decidí empezar a observar y registrar para ver los patrones que se producían para llegar a un final severo. Allí fue que comencé con mis instrumentos caseros, me compré un termómetro, hice mi veleta con un caño de aluminio de una de las antenas caídas, un higrómetro casero, un barómetro casero y un pluviómetro casero, etc.…, todo a mano… pasó un pequeño lapso de tiempo de auto-perfeccionamiento, hasta que tuve mis instrumentos como Dios manda…
-Pero salteo al octubre de 1997… Una historia increíble y de película. Tenía que ir a anotarme al CBC, y fui al pabellón de ciudad universitaria en Buenos Aires, luego de haber visitado al SMN ese día de octubre que no recuerdo, pero de 1997. Horas anteriores en el SMN había hablado con gente de ahí, para que me dijeran quien se dedicaba a tornados en Argentina… Me dieron su dirección y teléfono…, la cosa quedó ahí. Yo iba a estar varios días en Capital en lo de mi tío. Esto fue horas antes que fuera a ciudad universitaria. Ya allí en este pabellón, buscando donde anotarme para el CBC, choco con una señora y se le caen las carpetas y demás, cómo en las películas, SIN SABER QUIÉN ERA. Le pido disculpas y continuamos cada uno con su historia. Le ayudé a juntar sus cosas y luego de disculparme, se fue.
-Lo más llamativo fue lo siguiente: Al día posterior, había acordado ir a visitar a una persona que se dedica al estudio de los tornados en Argentina. Vamos a su oficina en calle Alsina, y cuando baja a recibirme, quedé HELADO. La señora que había chocado en la universidad era ella. La doctora María Luisa Altinger. En aquel momento directora del departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océanos. GRAN Y AGRADABLE SORPRESA. De allí a hoy en comunicación con ella y pilar en lo que hoy hago en mi especialidad, el estudiar tormentas severas y tornados. Pasaron horas y horas en esto, sin importar fechas, ni circunstancias. Fue, es y espero me acompañe hasta el fin de mi vida terrenal”.

Compartir en: