Press "Enter" to skip to content

El mundial del Gordo Soriano

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por el Dr. Gustavo A. Benalal

Osvaldo Soriano – más conocido como el «Gordo» Soriano – fue escritor y periodista, uno de los autores argentinos más vendidos en las décadas de 1980 y 1990. Algunas de sus novelas fueron publicadas en varios países. Varias de sus obras han sido llevadas al cine y al teatro, entre ellos tenemos «No Habrá más Penas ni Olvido», «Cuarteles de Invierno», «Una Sombra ya pronto Serás» entre los más conocidos y leídos y cuentos geniales entre ellos «El Hijo de Busch Cassidy» el que fuera citado en un artículo periodístico y al que me referiré.-
En dicho cuento el pueblo mapuche y Alemania disputan la final en 1942 en medio de la II Guerra Mundial. En una época en que el conflicto había dejado al futbol sin mundiales y sin competencias internacionales, en la Patagonia se juega un torneo improvisado – «el Mundial Olvidado» entre selecciones de países que por distintos motivos se encontraban allí.- Ocho equipos en total, uno «alemán» compuesto por ingenieros que habían llegado para instalar la primera línea telefónica transoceánica; uno «argentino» en el que jugaban obreros locales; el «polaco» compuesto por sacerdotes; «Francia» era un combinado de intelectuales, que por no llegar a once, habían sumado tres chilenos; «España» juntó a los almaceneros del lugar; «Paraguay» estuvo representado por veteranos de guerra en el conflicto con Bolivia; «Inglaterra» por obreros del ferrocarril y los «mapuches» que estaban ahí porque era su territorio desde antes de que existieran Chile y Argentina.-
La cancha no se parecía nada a los estadios de los mundiales anteriores.- Todo era más rudimentario: tres terrenos raleados a machetazo limpio, con arcos improvisados que median casi 10 metros de largo y no tenían redes.- El árbitro del torneo era William Bret Cassidy, que se había establecido en Argentina tras huir de EEUU.- Como no tenía silbato, William Cassidy marcaba las faltas con disparos al aire.-
Casimiro – tío de Soriano – fue el juez de línea en la final entre mapuches y alemanes.-
Pero, en rigor, nada de esto sucedió salvo en la imaginación de Soriano que lo publicó en 1993 bajo el titulo El Hijo de Butch Cassidy.- Unos directores italianos dicen que lo convirtieron en un falso documental (El Mundial Olvidado) y durante días, medios de todo el mundo lo publicaron como noticia real, como si el mundial hubiera existido.-
Sea como sea, Soriano contó que la selección mapuche gano una final en la que «ocurrieron cosas extrañas como que se jugó sin descanso durante un día y una noche, los arcos y la pelota desaparecieron».-Vaya mi recuerdo al Gran Gordo.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin