Press "Enter" to skip to content

El paredón, sus figuras y un mensaje para ir más allá

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por un simple observador

Con algunas cosas puede ocurrir que solo queden como algo más. Se da cuando forman parte de lo cotidiano. No tienen la culpa.
La riqueza cultural de una ciudad está en lo que más se destaca, pero también en la calle. Desde un equilibrio, dicen mucho. Solo hay que escuchar y más.
Detrás de cada obra hay manos e historias que la mayoría desconoce. Casi todo tiene una explicación. Es el primer paso de la imaginación.
Algunos atentan contra ellas. Sin saberlo o bien seguros, hacen lo mismo con sus creadores. Éstos pueden nunca entenderlo.
El significado es muy personal y depende de varias cosas. Nadie está en condiciones de soltar un no. Por eso esto es tan maravilloso.
Si hay varios de colores, mucho mejor. Parece que al ojo le gusta esa multitud. Todo entra por ahí.
Cada ciudad tiene sus historias y hay metros claves. A pesar del poco valor del que a veces son víctimas, resaltan. Es como que invitan.
En el caso de Bragado, el paredón habla por sí solo. O canta, ya que a metros queda la esquina tanguera. Casualidad.
Sus figuras no mienten. Todas juntas dicen eso que hoy pasa por la cabeza otros. Las premoniciones no están solo en el diccionario.
¿Qué es lo importante? La respuesta también depende de cada caso. Lo cierto es que el arte no mentirá jamás.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin