Press "Enter" to skip to content

El recuerdo de 1997 que emociona a Yaffaldano

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-El presidente y ex jugador de Sportivo Bragado revivió la jornada de triple festejo

El programa radial Mañanas en orsai lo llamó hace algunos días. El objetivo era hablar sobre la vuelta de la Primera al predio, una vez que se vaya el aislamiento. Y, de pronto, apareció ese día que jamás olvidará.
Es Mauricio Yaffaldano, presidente y ex jugador de Sportivo Bragado, uno de los clubes más importantes de estas tierras que siempre buscan estar cerca de las familias.
Al principio, comentó que en el predio hay una cancha principal, otra más pequeña y un espacio auxiliar. “Todo eso está en condiciones, prácticamente, de ser usado en los niveles infantiles y juveniles”, agregó.
Y avanzó: “Cuando se trata del fútbol de Primera División, siempre hay alguna exigencia mayor, sobre todo, para lograr habilitarla como corresponde y poder hacer las veces de local”.
En los nuevos vestuarios de la cancha principal, tal cual informó, “faltan algunos detalles estéticos”. “Está prácticamente con todo lo que se necesita para que se dispute un partido de fútbol”, añadió.
La habilitación depende del Comité Provincial de Seguridad Deportiva (Coprosede), cuyos representantes recorrerán el estadio cuando la situación sanitaria lo permita. “Nosotros entendemos que ni bien se levante esto, vamos a poder tener la cancha habilitada y hacer las veces de local con la Primera División”, expresó.
Pasaron pocos segundos. Desde el presente viajó hasta 1997 por cosas que salen espontáneamente. Fue el día en el que se inauguró el estadio. Faltaban 3 fechas para terminar el torneo. Del otro lado estaba River.
“Era jugador yo en ese momento. En la misma inauguración, se dio que Sportivo ganó 4 a 0, pudo ser campeón y dar la vuelta olímpica en esa cancha”, refrescó.
Pero la cosa no quedó ahí. Lo que contó lo emociona de la misma manera que en esa jornada. Tuvo el honor de marcar el primer gol en el estadio, ese que los hinchas jamás olvidarán.
El Rojinegro siguió jugando de local y ganó los torneos de 2001 y 2004. “Después de ese año, se empezaron a poner un poco más exigentes con los requisitos. Sportivo tenía una habilitación provisoria y para renovarla le pidieron, como requisito principal, que los vestuarios estén más cerca de la cancha”, indicó.
Según su opinión, “la deficiencia principal” en casi todos los clubes es que no puedan tener cancha propia, lo que “representa no solo más o menos cantidad de público en los estadios, sino un sentido de pertenencia de cada barriada, un lugar de encuentro el fin de semana”.
“Es cierto que hemos tenido un lugar hermoso como es el Complejo Deportivo Municipal donde todos los clubes hemos descansado y haciendo las veces de local ahí, con un estadio que es modelo en la región. Eso también ha atentado contra que cada club vaya mejorando sus instalaciones, porque jugar en el Complejo, la verdad, que es un placer”, resumió.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin