Press "Enter" to skip to content

El tango entre bandas y rondallas

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por Néstor César Savalio

RONDALLA USANDIZAGA
En primer lugar observamos una foto de la famosa «Rondalla Usandizaga» dirigida por el músico Luciano Gaston, que supo visitar Bragado en los años 1898, 1899 y 1903. Fue especialmente contratada en capital para amenizar las Romerías Españolas que generalmente duraban cuatro o cinco días, aunque en algunas oportunidades llegaron a realizarse todos los fines de semana de un verano completo.
Las rondallas estaban integradas por instrumentos de cuerdas: guitarras, guitarrones, violines, mandolinas, panderetas y castañuelas, excepcionalmente incluían instrumentos de aire como flautas y dulzainas. Alternaban sus presentaciones con bandas, cuartetos de gaitas y dulzainas. En los casos mencionados estuvieron organizadas por La Asociación Española de Socorros Mutuos de Bragado, aunque también eran promovidas por sus pares Francesa e Italiana.
La última presentación de las citadas se realizó en las flamantes instalaciones del “Prado Español” ubicado en calles Olavarría , Belgrano, Del Busto y Suarez ( Hoy Yrigoyen) que había sido adquirido en el año 1900 y acondicionado para cumplir con la finalidad destinada.. En parte de la propiedad se instaló la sede del Club Porteño.
Su popularidad los hizo llegar al disco en el año 1908, compartiendo espacio y carteleras con la conocida «Rondalla del Gaucho Relámpago» de Carlos Domingo Nazca.

LA BANDA POPULAR DE FRANCISCO SODERINI
Este excepcional grabado pertenece a la Banda de Francisco Soderini, posando frente a la tribuna de la Plaza 25 de Mayo de Bragado, alrededor del año 1910 . A diferencia de las rondallas, las bandas populares estaban integradas por instrumentos de viento, metal y percusión que podían ser ejecutados en movimiento, ello les permitía recorrer las principales calles del pueblo en ocasión de realizarse procesiones o desfiles, en los escenarios de las romerías o como lo vemos en la foto, instalarse en los palcos de ambas plazas para amenizar las retretas. Los vientos fundamentalmente ejecutaban la melodía, aunque las tubas alternaban resaltando el pulso y efectuando contra cantos, mientras la percusión marcaba el ritmo entre tambores, redoblantes y platillos.

EL TANGO ENTRE RONDALLAS Y BANDAS:
En los primeros tiempos los directores de bandas y rondallas rehusaban la ejecución de tangos. Era natural que esos músicos con sólida formación musical no les atrajeran los primitivos tangos escritos en 2 x 4, de melodía sencilla y acompañamiento recurrente. Ciertamente estaban acostumbrados a ejecutar música de mayor complejidad y eran versátiles en ritmos ejecutando marchas militares, mazurcas, trozos de clásicos, folclore, temas religiosos, etc .
Pero la inclusión no tarda en realizarse y fue sólida, no tenía sentido desoír el gusto y los pedidos del público justamente en formaciones de música popular.
Ahora bien: ¿Cómo llega el tango a Bragado, que lo difunde en tiempos donde los medios radiales y televisivos eran aun un sueño?
Bueno, eso quedara para otro día, si Dios quiere!

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin