Entrevista a Enrique Giannino

El periodista deportivo local se destacó en el 2022 ya que cubrió todos los partidos del Mundial en Qatar representando a Bragado TV. Comentó su experiencia en el campeonato donde se consagró la selección argentina.
“Comenzó todo con una idea colectiva”, nos relata el periodista, “una idea mía, familiar y hablándolo con las autoridades del canal, arrancamos a diagramar la logística, de qué manera se podía hacer y de qué manera se podía financiar. Eso comenzó en enero del 2022. A partir de ahí es cuando yo supe que iba a ir al mundial, con el apoyo del canal, de los sponsor y ahorros también para poder sustentar lo que respecta estar en un mundial”.
Cuando tuvo el ‘sí’, sintió que “fue una emoción enorme; al principio no lo creía porque faltaban muchos meses y además nunca había salido del país, pero después empecé con muchos nervios, ansiedad, y sabiendo que de enero a noviembre tenía que trabajar en todo abocado a ese proyecto. Todo lo que hice durante el año estaba vinculado a eso, en lo laboral, profesional y personal”.

El viaje de Enrique comenzó el 10 de noviembre y finalizó el 25 de diciembre. Viajó solo, y primero fue a Francia, donde lo recibió su hermana que esta radicada allá. “Dentro del viaje al mundial yo también tenía otros objetivos personales que era conocer Europa, soy fanático de la historia de Maradona así que quería conocer Nápoles”. Luego conoció Nápoles, Roma y Milán. El 19 de noviembre inició su viaje a Qatar, “me encontré con un amigo de la facultad, Joaquín Menéndez así que estuve un mes con él. Mientras trabajé para Bragado TV, también para una radio de La Plata, además pude salir en vivo para un programa de Misiones, y realmente fue una experiencia increíble”.
Ya instalados en Qatar, se hospedaron en un departamento llamado Barwa, donde compartieron el lugar con muchos argentinos. Y explicó: “era bastante económico, y estaba lleno de argentinos, nos hospedamos ahí”.
En cuanto a la recibida, logró destacar que “nos recibieron de maravilla, la gente absolutamente hospitalaria, estaba todo pensado para recibir a los turistas y así fue, no hubo ningún problema, híper serviciales. Fue algo extraordinario, nos agasajaron durante todo el mes”.
Respecto a los permisos y requisitos que les fueron solicitando, Giannino señaló que “fue toda una experiencia nueva. Solicitaban tener una tarjeta Hayya, el sinónimo de una VISA, sin esa tarjeta de identificación no podías entrar a Qatar, simplemente pedían eso. Los trámites los iniciamos con la página de la FIFA donde estaba el pasaporte, datos personales. Y además tenías que tener una entrada del mundial, pero después con el tiempo variaron algunas reglamentaciones”. Paralelamente, Enrique fue tramitando la acreditación de periodista deportivo, con datos del medio, etc.
Además explicó que con la tarjeta Hayya ingresaban al país, a los estadios y además habilitaba al uso de transporte público de manera gratuita.

Afirmó también que “no hemos tenido ningún inconveniente. Solamente teníamos ansiedad por la acreditación”.
Refiriéndose a lo cultural, el periodista expresó que “me liberé de muchísimos prejuicios que tenía en la previa debido a la religión del islam. Tuve la oportunidad de entrar a una Mezquita, nos han enseñado mucho en un tour sobre su religión, su manera de vivir, el tema del machismo, etc., en Qatar están buscando parecerse a lo occidental, realmente el país anfitrión del mundial está en una evolución constante”.
“Como periodista viví todo el mundial con mucho orgullo, emoción, interés y la final fue algo aparte. A veces es difícil, más cuando juega la selección argentina, ver la final del mundial y el último de Messi, lo viví como un hincha más. Había muchísimos argentinos, fue algo muy emotivo, lo viví con nervios, ansiedad, pero disfruté cada minuto. Fue una experiencia magnifica”.
Giannino tuvo la posibilidad de participar en los entrenamientos. “Conocí a todos los jugadores, pero no los entrevisté de manera oficial porque había ciertos requisitos, pero charlamos fuera del aire, y fue maravilloso”.
Para finalizar, con la copa en las manos de la Argentina, sintió” mucha emoción, orgullo y alegría no sólo por los argentinos sino por el equipo que se consagró con la tercera copa del mundo, que se la merecía pero que había sufrido muchísimo, y fue una alegría inmensa poder contar cómo fue ser campeón del mundo. Estar ahí fue lo máximo, fue una mezcla de sensaciones espectacular”.

Compartir en: