Entrevista a Hipólito Paolocá

-Su nuevo libro se llama “El viaje”

Hipólito es un docente jubilado, que extraña mucho su trabajo. Reconocido en la ciudad por su labor y dedicación dentro del ámbito de la educación y la enseñanza, expresó: “Entonces, ¿Qué agregar a los vínculos y los afectos que estuvieron siempre, para compensar ese déficit? La respuesta, en mi caso, es la lectura y la escritura, como también podría haber sido la pintura.
Siempre leí mucho, y ahora que tengo más tiempo, lo hago con mayor frecuencia y diversidad de temas.”

Contó que, hace unos años, y ya transitando la jubilación, sus temas de lectura eran (como siempre), la física relativista, la cuántica, los viajes en el tiempo, universos paralelos, agujeros negros.
Pero a la vez, un tema que logró apasionarlo desde que lo conoció: la historia de los pueblos originarios de estas regiones, y la “campaña” y “conquista” del llamado desierto: nuestras pampas, médanos, sierras, donde estaban de antemano los pueblos originarios preexistentes a los estados argentino y chileno.
“Es así que a fines de 2017 comencé a leer ‘Una excursión a los indios Ranqueles’, de Lucio V. Mansilla (a quienes aún no lo leyeron, se lo recomiendo). Ese libro de Mansilla es un relato real, sin personajes, sí con personas que existieron.
En cierto momento “aparece”, como de la nada, un cuarterón que nadie sabía de dónde venía, que a alguno le decía que procedía de un lugar, a otro de otro pueblo y a otros, de un lugar distinto. Se me ocurrió que bien podía ser un visitante del futuro (la historia de Mansilla transcurre en 1870, aproximadamente).
Entonces me decidí a hacer un cuento de un viaje en el tiempo, donde ese cuarterón era un físico del futuro, que debía aparecer justo ahí. Por eso la novela transcurre en Macachín, La Pampa, muy cerca de Salinas Grandes.”

Hipólito tuvo que investigar profundamente, para lograr ubicar el relato en la parte histórica y geográfica y, lo que pretendía ser un cuento, se extendió hasta ser una novela, la cual consta de tres partes. La primera y la tercera se desarrollan desde 1870 en adelante, y la segunda, cincuenta años antes, en la época del payador Santos Vega.
Para realizar la 3ra parte necesitó del asesoramiento de uno de los dos antropólogos que investigaron los túneles de la ciudad de Azul, fundamentales en el argumento, el Dr. Miguel Mugueta, docente de la Universidad Nacional del Centro e investigador.
El proceso creativo hasta terminar la novela le llevó tres años. La ilustración de la tapa la realizó un amigo artista plástico del Centro Cultural de la Cooperación, Ernesto Pereyra. La tapa llevó un mes de pruebas.
“Debo mencionar también la valiosísima ayuda de mi esposa, Patricia Caro, que además de tipearlo, me asesoró en la terminación del relato, aportando sus conocimientos.
También es justo mencionar a la editorial, por su profesionalidad, prolijidad y humanidad, Ediciones de las Tres Lagunas, de Junín.”
La novela “El viaje” fue incorporada como material de estudio de ciencia-ficción en la Escuela Industrial, por dos profesoras. A su vez, pasará a ser parte de la bibliografía de las materias “Teoría Arqueológica Contemporánea” e “Historia Social Argentina y Latinoamericana” en la UNICEN (Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires).

Para finalizar, indicó que, luego de la presentación en la Salita Creativa, la idea es hacerlo en Pehuajó, (su ciudad natal), “y es muy probable que, casualmente, lo haga en la esquina de mi barrio, la esquina de mi casa vieja. Luego lo haremos en Azul, Junín y Macachín (La Pampa).”

Compartir en: