Press "Enter" to skip to content

Entrevista a la Dra. Mariana Cardús

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-La Dra. Mariana Cardús es Dermatóloga y brindó información sobre su profesión

¿Puede comentarme acerca de su vida y trayectoria personal?:
-Tengo 39 años, nací en Bragado, donde viví toda mi vida. Me formé en Buenos Aires, en Capital Federal, en la Universidad de Buenos Aires, donde hice la carrera de Medicina. Me recibí con Diploma de Honor y luego hice la especialidad en Dermatología en el Hospital Ramos Mejía. Trabajo en Bragado únicamente y comparto mi espacio con diferentes colegas, Cirujanos Plásticos, Cirujanos Generales, Oftalmólogos, Flebólogos, ginecóloga, con los cuales formamos un equipo para una mejor atención interdisciplinaria. Tengo 2 hijos: Lorenzo y Catalina de 12 y 10 años respectivamente. Pasamos mucho tiempo en familia y disfrutamos de actividades al aire libre y viajes juntos.

¿De qué manera está transitando la pandemia?
-Viajo bastante debido a mi formación académica a nivel nacional e internacional, a congresos, jornadas, rotaciones en hospitales entre otras actividades. En este momento, por la situación epidemiológica actual, estas capacitaciones se desarrollan de manera virtual.
Hace varios años tenía el proyecto de desarrollar una línea dermocosmética personal, pero fue al inicio de esta situación epidemiológica que estamos viviendo donde empezó a tomar más fuerza, para surgir, para salir, para hacerse ver y sentir….
Hoy, a varios meses de ser parte de nuestro espacio me da una gran satisfacción y felicidad ver el desarrollo y crecimiento de este proyecto tan anhelado. Empezamos con 10 productos de la línea de cuidado facial y ya hoy tenemos 15 referencias.

¿Qué conlleva la Dermatología?
-La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano, actuando muchas veces como una “vidriera “o una “ventana” de lo que nos pasa internamente, con la ventaja de que la podemos ver a simple vista, sin la necesidad de ningún análisis no objeto, por lo cual debemos aprovechar esta posibilidad para prestarle atención y muchas veces poder llegar a diagnóstico de enfermedades internas con manifestaciones en la piel. Pero además de vidriera puede actuar como “escudo o barrera “de agresores externos, ya que nos separa del medio ambiente. Esta barrera puede estar muchas veces alterada o dañada tanto sea por enfermedades que debemos tratar con un especialista como así también por falta de hidratación, observándose una piel opaca, con disminución de la flexibilidad, pérdida de vitalidad y aumentando el riesgo de infecciones. Mantener una estructura íntegra de la barrera cutánea depende de nuestros hábitos. Se recomienda llevar un estilo de vida saludable, buena alimentación, ejercicio, disminuir el estrés e ir reponiendo sus componentes naturales, logrando de esta manera una piel visiblemente más sana.
La Dra. Cardús también ha realizado un vídeo brindando información y prevención sobre los riegos de Cáncer de Piel; en el video menciona lo siguiente: “Cada tipo de Cáncer de Piel puede presentarse de manera diferente, pero la exposición a la radiación ultravioleta es el factor de riesgo común para todos ellos, y es el que podeos prevenir para una correcta foto-educación. Si bien, no se puede cambiar el pasado, nunca es tarde para empezar a proteger tu piel del sol. ¿Sabías que el Cáncer de Piel es el cáncer más común de la raza humana? Hoy hablemos de Melanoma en el día mundial del 23 de mayo, cuyo objetivo es generar conciencia en una patología donde el diagnóstico temprano cambia radicalmente la evolución clínica. El Melanoma es un tipo de cáncer de piel que se origina a partir de los melanocitos, las células que originan en un pigmento llamado melanina; afecta tanto a adultos jóvenes como personas mayores. En el hombre el melanoma asienta preferentemente en el tronco o cuero cabelludo; en cambio en la mujer es más frecuente en muslos y brazos, aunque estas localizaciones pueden variar. Este tipo de cáncer de piel es el de mayor mortalidad, y el diagnóstico oportuno aumente considerablemente la tasa de curación. Además de incorporar hábitos saludables en nuestra exposición diaria como el uso de anteojos de sol con correcta protección ultravioleta, prendas que ocupen nuestro cuerpo, sombreros y correcto uso del factor de protección solar todo el año, el chequeo dermatológico corporal anual es fundamental para la búsqueda de lesiones iniciales como así también, el auto-examen que realiza el paciente, el cual debe ser de forma ordenada y sistematizada frente al espejo, de esa manera podemos detectar lesiones iniciales con el objetivo de mejorar la calidad de vida del paciente y la evolución clínica”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin