Press "Enter" to skip to content

Entrevista a la Lic. Marianela Van Landeschoot

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-En el Día del Psicólogo

Marianela Van Landeschoot es Licenciada en Psicología, presenta su propio consultorio, pertenece al Ministerio de Seguridad e integra el equipo interdisciplinario de la Comisaría de la Mujer y la Familia. Informó sobre su trayectoria personal y su mirada profesional, en cuanto a las repercusiones de la pandemia en Bragado.
La efeméride se debe a que el 13 de octubre del año 1974, se realizó por primera vez una reunión de las distintas agrupaciones de psicólogos para empezar a crear y darle sustento a la profesión, para después la creación de los Colegios. Fue el primer movimiento nacional en un encuentro en la ciudad de Córdoba.

Marianela se recibió en el año 2003; tuvo sus inicios en la Cátedra de su facultad de Buenos Aires, allí se insertó en la dinámica en grupo, siendo sus primeros pacientes niños y coordinación de padres. Luego comenzó con su propio consultorio, especializándose en niños y adolescentes, labor que continua actualmente, hace 18 años.
En Bragado ha trabajado en la salita del barrio El Bajo; hace dieciséis años que pertenece al Ministerio de Seguridad y hace cuatro que se encuentra en la Comisaría de la Mujer.
En simultáneo continuó capacitándose y aprovechando las actividades virtuales que conlleva la pandemia, realizó seminarios a distancia para distintos países de Latinoamérica y España. Se especializa en la Psicoterapia Psicoanalista, trabajando con niños, adolescentes y adultos; en la Comisaría realiza Psicología Comunitaria.
-La Lic. destacó que, a lo largo de los años, los psicólogos se han insertado en muchos ámbitos, desde el educativo, clínica, educación, privado, laboral (selección de personal), etc.
“Es una profesión hermosa, los comienzos son difíciles, al igual que otras profesiones, hay que tener paciencia, pero si uno tiene vocación, el lugar donde trabajar lo vas a encontrar; es muy amplia la oferta laboral de la Psicología, desde el trabajo en adicciones, comunitaria, violencia, educación, área de salud, recursos humanos; siempre recibirse es un punto de llegada y punto de partida, a partir de allí es buscar y encontrarse”, mencionó.
Indicó “Siempre pensé en trabajar en una institución desde un principio, no sabía en cual; la clínica me encanta y lo comunicativo también, uno siempre va aprendiendo, cuestionando e indagando”.
-Con respecto a su labor en la Comisaria, comentó que: “Somos un equipo, siempre trabajamos en comunicación y buscando soluciones y estrategias para los casos de violencia que son muchos. A partir de la denuncia, le realizamos una entrevista a la persona; no hacemos tratamiento, sino que hacemos es un primer acercamiento a la problemática y elaboramos informes que se acompañan con esa denuncia bajo la ley de violencia familiar y se buscan estrategias para ayudar a la víctima con otros organismos de la ciudad. En ese ámbito se aprende cada vez más, es algo que me mantiene siempre activa porque siempre aparece algo nuevo que nos hace replantearnos”.
La pandemia en Bragado y en la sociedad en general, ha dejado: “mucha soledad, incertidumbre y la falta de espacios de recreación en los jóvenes, por suerte ahora se habilitaron muchas más cosas para su recreación, hubo un momento de mucha soledad en la sociedad y espero que no tengamos que volver a eso, en cada etapa de la vida el aislamiento lo vivimos de forma diferente, pero en los niños y sobretodo en los adolescentes ha sido sumamente cruel y ni hablar en los adultos mayores en los hogares; hubo mucho tiempo de duelo y ha dejado muchas secuelas en la vida de la gente, atravesó todo el tejido social, fueron momentos de aislamiento e incertidumbre. Creo que habrá una re-significación, un cambio, un nuevo modo de hacer las cosas, la virtualidad llegó para quedarse y me parece algo sumamente positivo”.
Identificó que las repercusiones de la pandemia son: “Las consecuencias se verán en un tiempo más; las estadísticas hablan de un aumento en el consumo de alcohol, de drogas, ansiedad, angustia, cancelar o posponer proyectos, duelos –no poder despedirse de un ser querido, es algo contra-cultural-, en los niños ha impactado en el exceso de tecnología. En los jóvenes por ejemplo, estaban muy aislados, sufriendo, pero creo también que toda la población obedeció bastante y nos hicimos muy responsables de las medidas protocolares, ahora que estamos volviendo a vincularnos es diferente porque todavía hay cierto nivel de incertidumbre ante la pandemia, pero es volver a reforzar los vínculos. Me hace feliz que los jóvenes puedan salir y que los niños estén en las escuelas, porque se había perdido la vinculación social”.
Y en cuanto a lo personal, Marianela informó que: “Nunca me hubiera imaginado atender No de manera virtual y terminé atendiendo a pacientes en el ámbito clínico que no estaban en Bragado, como también pudiendo hacer seminarios de forma virtual, nos reunimos muchos psicoanalistas del mundo desde Colombia, Uruguay, España, fue súper estimulante y se fortaleció mucho por la pandemia. Fueron seminarios de crianza, parantelidades actuales, cambios en la subjetividad de los niños y todas las trasformaciones que trajo la pandemia con la tecnología, generalmente son seminarios con problemáticas que se plantean en la sociedad actual”.
Además, manifestó que: “En paralelo con mi trabajo en la Salita, trabajé en Avellaneda y no encontré mucha diferencia en las problemáticas que atendía en Avellaneda que las que atendía en la Salita del Bajo. Ya funcionamos como una ciudad con todas las problemáticas que tiene cualquier otro lugar: adicciones, consumos, problemáticas de salud mental, mucha violencia; no estamos exentos en ningún sentido”.
Al finalizar, la Lic. saluda a todos/as los/as colegas en su día.

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin