Entrevista a Yanina Faccio por el Día del Antropólogo

-Se conmemora cada año el 26 de julio

Yanina Faccio es Antropóloga Social y realiza actualmente una investigación en las localidades rurales, en base a su tesis doctoral. Desarrolló las características de la disciplina y el trabajo de antropología rural que realiza en Olascoaga, Mechita, La Limpia y Máximo Fernández.
Su investigación comenzó con el patrimonio rural, el patrimonio edilicio ferroviario y cómo la gente utilizaba esos espacios.
En su infancia tuvo la posibilidad de conocer Olascoaga ya que su abuela paterna vivía allí; aunque los recorridos los hacía con su tío. Cuando inició con el tema de investigación seleccionó el pueblo de su familia.

En el gran Buenos Aires, Yanina se dedicó a la carrera de Letras y en paralelo inició sus estudios en Antropología. Luego de recibirse, decidió realizar una tesis doctoral de investigación. Pertenece al equipo de trabajo del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), realizando una investigación en antropología. También se dedica a la docencia en la Universidad Nacional de San Martín, dictando clases de Introducción a la Antropología.
En cuanto a la ciencia, Yanina explicó que, “mucha gente lo identifica exclusivamente con la arqueología, pero en realidad hay distintas ramas de la antropología y depende de cada universidad y de cada zona a cuál se le otorga más énfasis”.
Particularmente, ella se dedica a la Antropología Social, la cual surge a mediados del Siglo XIX en Europa, y se estudiaba sociedades lejanas, “exóticas”, sociedades indígenas y, estaba definida por ser ese el objeto de estudio. A lo largo del Siglo XX fue variando y hoy en día un/a antropólogo/a puede investigar cualquier tema ya sea comunicación, deportes, inmigración, básicamente cualquier actividad que hace un colectivo social humano, puede ser un tema de indagación antropológica.
“En todos los casos hay algunas particularidades que definen la sensibilidad antropológica que tienen que ver por un lado, con una atención a la perspectiva de las personas ante las actividades que llevan a cabo y por otro lado, el método de la etnografía que tiene que ver con no sólo hacer una entrevista o una encuesta sino acompañar a las personas con las que estudiamos a hacer sus actividades, a participar de lo que ellas hacen, a dialogar desde un lugar más informal. Se aprende haciendo cosas con las personas; y conlleva un trabajo de investigación previo y desde esa observación de la vida cotidiana se llega a distintas conclusiones”, detalló.

El área social la cual se especializa Yanina, además de interiorizarse en la investigación y en la docencia, tienen opción de dedicarse a distintas áreas de Organizaciones No Gubernamentales, en proyectos de desarrollo, en espacios ligados al Estado y en Bragado en el INTA por ejemplo. “Cualquier tipo de trabajo en el que se requiera hacer alguna intervención sobre una población es importante que cuente con un/a antropólogo/a que sea sensible y que tenga técnicas para poder entender las necesidades y el punto de vista de esa población para que las cosas funcionen mejor”, expresó.
También, destacó la antropóloga social: “Es una disciplina que tiene que ver mucho con la escucha, con la apertura al otro, eso es lo que es fascinante”.

Compartir en: