Press "Enter" to skip to content

Entrevista al artista Pablo Rueda

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Pablo Rueda es profesor de Artes Visuales, presenta su imprenta gráfica en la “Despensita Creativa” y es apasionado por el arte y el diseño. Desarrolló su trayectoria personal y sus proyectos como artista urbano.
Sus primeros recuerdos dibujando son de su niñez, ilustrando dibujitos animados que veía en la tele y tiempo después su papá y mamá lo enviaron a un curso de dibujo humorístico con Carlitos Sánchez a la escuela de artes, donde aprendió a dibujar y a ver que todo lo que hacía por impulso, tenía una manera y una técnica artística que le daba sentido. Y explicó: “Ahí aprendí que el arte es una búsqueda profunda de respeto y estudio. Eso determinó (entre otras cosas) que piense en seguir estudiando la especialidad dentro del Colegio Nacional “Arte, diseño y comunicación”, la cual elegí apartándome de mis mejores amistades”.
Luego de la etapa del Colegio, en el cual aprendió y cultivó muchas pasiones, como la de hacer sus primeros fanzines (revistas de aficionado en fotocopias) donde publicaba poesía, dibujo y collages, sus acercamientos al centro de estudiantes y las primeras manifestaciones políticas claras impulsadas por el contacto con sus amistades y grupos docentes, lo impulsaron a seguir estudiando dentro de las ramas del arte. Finalizado el secundario, estudió Artes Visuales en el U.N.A (Universidad Nacional de Artes) en la ciudad de Buenos Aires por dos años donde conectó con el arte y el diseño urbano muy fuertemente. Volvió en el año 2009 para continuar en la ciudad vecina de Chivilcoy, donde concretó amistades, exposiciones colectivas con docentes y talleres para alumnos.
Con respecto a su profesión y trabajo actual, Pablo se dedica al arte y diseño para proyectos, bandas y empresas en Argentina y países como Brasil y México, entre otros. Actualmente desarrolla su oficio en la imprenta gráfica en “La Despensita Creativa” (ex club español) y trabaja como diseñador junto a Pablo García. “Respeto y le agradezco al mundo del diseño y a quienes estudiaron y se recibieron de diseñadores y diseñadoras, porque desde que lo desarrollo siempre ha sido desde mi necesidad de investigar, hacer y producir mis propias ideas”, explicó.
Actualmente La Despensita funciona como parte del proyecto colectivo en “El Club Creativo”, espacio que comparten conjuntamente con “La Cocinita Creativa” (espacio gastronómico) a cargo de Pablo García, Sol Delgado y Kirei Acosta y “La Salita Creativa” (Sala de teatro independiente y expresiones artísticas) a cargo de Sol Delgado y Eli Mola, en el histórico edificio del ex Club Español, perteneciente a la Asociación Española de Socorros Mutuos en Pellegrini 1440.
El espacio de La Despensita cuenta con el taller gráfico de diseño e impresión y lo van compartiendo con “Travesías Mundo de Cuentos” (literatura de primeras infancias), una pequeña disquería de música en formato físico y en compañía del artista Murdock Allen con su taller de pintura en el cual pinta cotidianamente.
P ablo está a cargo del “Estudio Vermú. Y mencionó: “El Estudio Vermú surgió de una necesidad de motorizar propuestas artísticas que interpelen a la sociedad de manera espontánea, amistosa y motivadora en la vía pública. Este tiempo de pandemia, la ausencia de espacios donde compartir arte, de repente la calle se transforma en un museo a cielo abierto y eso es lo que nos motiva a seguir presentando consignas, ideas y aliento para que la energía no decaiga. El arte es como el trabajo de un obrero, o de una ama de casa, es un hacer constante de algo que se vuelve indispensable. No imagino la vida sin arte.
Pero creo que particularmente me atraviesa muy profundamente cuando quienes reciben y devuelven lo que hago son jóvenes que razonan con ingenuidad desde su sabiduría y reflexionan cosas que los grandes asumimos sin cuestionarnos”.
Estudio vermú conjuga el centenario trabajo gráfico del letterpress de hace 100 años que consta de tipos móviles impresos en antiguas máquinas con tinta, la ilustración digital más moderna, y los soportes que utilizan mayormente son sobre papeles reciclados, materiales de descarte y stencil (plantillas y aerosol en spray o pintura).
Desde los movimientos artísticos actuales, Pablo manifestó: “Creemos que la intervención artística es también un derecho que la sociedad merece para poder pensar y expresarse. Muchos de los planteos sobre la pandemia, ataques de ansiedad, miedo al encierro o al virus fueron afrontados haciendo arte, bailando, pintando, creando o simplemente disfrutando”.
Hace una semana realizaron una intervención espontánea con el artista Gerdy Harapos que tiene parte de su familia en Bragado. Gerdy pertenece al grupo Pasteup Buenos Aires junto a cuatro artistas más que actualmente están trabajando en la sede de la obra social OSDE con una serie de intervenciones artísticas callejeras.
También, el domingo pasado estuvieron durante la tarde interviniendo “Lo de la Abuela Fita” un local de un carpintero que trabaja y valora el arte al igual que Pablo y amistades. Se puede visitar la intervención en la dirección de Santa Rosa 245.
Como proyectos a futuro, Pablo dijo: “Estoy trabajando junto a un colectivo que tiene como objetivo visibilizar cuerpos diversos llamado “Visibilidad Gordx” y tenemos idea de sumar algunos locales a sumarse a la campaña de ley de talles. Por otra parte, seguimos colaborando a la movida de que Bragado tenga su skatepark con los y las integrantes de BRG Street Crew.
Y finalizó el artista: “Queremos seguir motivando ideas, apoyando y difundiendo el arte, para que las ideas se multipliquen y viajen donde físicamente no podemos llegar nosotros”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin