Press "Enter" to skip to content

Espectáculos en La Torre Pizza: el músico Thiago Ghibaudo Farías como invitado

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Thiago Ghibaudo Farías es un joven músico que brindó un recital el jueves en La Torre Pizza y quien además tiene una banda llamada: “Los Delirios de Don Héctor”.

Tiene 19 años, estudia la Tecnicatura en Radiología y hace música. Sus comienzos son recientes, hace 3 años que toca la guitarra y que canta en su banda, y dos años que se lanzó como solista. Comentó: “busco ser lo más original posible, tanto en las letras como con la música”. Las bandas que idolatra son: Calle 13, Los Redonditos de Ricota, Spinetta, Charly García y Miguel Abuelo; las bandas de rock nacional son una gran influencia tanto para él como para la banda que conforma con sus amigos. “Los Delirios de Don Héctor” comenzaron con sus canciones en 2018 y se presentaron en bares y clubes. Sus canciones se basan en letras propias y también realizan covers de artistas reconocidos del rock. Ya tuvieron la oportunidad de grabar sus canciones en un estudio de grabación con un productor acompañándoles.
Thiago en sus recitales presenta temas propios, de su banda y covers del rock nacional. Se enfoca en su propio contexto y experiencias del día a día para la composición de sus canciones. Él dice que toma su inspiración en las pequeñas cosas que vive; también, se acerca mucho en su canto a la naturaleza. Desde su niñez tuvo pequeños momentos relacionados al arte, lo único que realizaba y disfrutaba era el dibujo, actividad que sigue; pero de adolescente tuvo más acercamiento con la música, aunque su abuelo le habría creado algunos instrumentos caseros durante su pre adolescencia. Más adelante, le regalaron una guitarra criolla y tomó clases, desde ahí fue practicando y cantando a la vez. Reflexionó: “me libera más escribir, soy más poeta que músico. Me gusta jugar con los acordes e ir pensando en la letra”.
Durante el confinamiento estricto tuvo una diversidad de sensaciones. Thiago lo “dividió” en tres etapas y dijo: “al principio estuvo bien, dejé el alcohol y me hice adicto al mate, extrañaba salir y estar en la calle todo el tiempo así me podrían surgir ideas, pero al estar encerrado no tenía la inspiración suficiente para escribir. Reuniendo algunas canciones decidí grabarlas desde mi celular y publicarlas en YouTube bajo el pseudónimo de “Cantante Vergonzoso”. Me sorprendió la rapidez de las vistas y que la mayoría de las personas eran de distintos lugares de Latinoamérica, y también las escuchaba gente de Buenos Aires, que me brindaron un espacio para tocar en festivales online. El Cantante Vergonzoso me salvó la cuarentena”.
Como proyectos de este año tiene seguir haciendo recitales en Buenos Aires, La Plata y por supuesto si lo invitan en algún espacio de Bragado.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin