Press "Enter" to skip to content

Eugenia Gil: «No hay motivos para dudar de la honorabilidad de la palabra de Maffasanti»

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La edil de la UCR respondió a un planteo de la oposición acerca de la legitimidad del carácter «transitorio» de la designación de Victoria Maffasanti como jueza de Faltas. La letrada fue nombrada por mayoría en el Concejo Deliberante como sucesora de Guillermo Castignani.

El debate por la designación de Victoria Maffasanti como nueva jueza de Faltas del distrito ocupó un lugar protagónico en la agenda de la pasada sesión del Concejo Deliberante, el jueves por la noche.
Por mayoría, la actual titular de la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) se convirtió en la nueva funcionaria a cargo del Juzgado que dejó vacante Guillermo Castignani, tras su jubilación.
Sin embargo, lo novedoso fue que la Ordenanza sancionada estableció como «transitorio» el nombramiento de Maffasanti, hasta el 10 de diciembre de 2023 -en coincidencia con el final del gobierno de Vicente Gatica- un punto de la negociación al interior del oficialismo de Juntos por el Cambio que permitió al Palacio Municipal lograr los votos necesarios al interior de la coalición.
Pero, rápidos de reflejos, desde el Frente de Todos plantearon que dicha caducidad del mandato no está establecida en el Código de Faltas, por lo que, llegado el momento, la flamante jueza no tendría impedimentos legales para permanecer en el cargo.
“No existe nada más que la buena voluntad de la doctora Maffasanti para que se cumpla esta Ordenanza. Si el día 10 de diciembre de 2023, no quiere dejar el cargo, ¿a quién le vamos a oponer esta renuncia? ¿qué juez nos va a dar la razón?”, argumentó la edil Natalia Schilizzi desde su banca.
Quien se ocupó de «despejar» las dudas del bloque justicialista fue la radical Eugenia Gil, presidenta de la Comisión de Asuntos Legales y Peticiones, que reivindicó «el honor de la palabra» de las partes que rubricaron el acuerdo como una garantía para la oposición.
«Está claro lo que plantea la concejala Schilizzi, pero hablamos de la honorabilidad de la palabra empeñada, no sólo del Ejecutivo, sino también de todos los concejales aquí presentes», aseguró Gil.
«Yo no dudo de la honorabilidad de la palabra de ninguno de nosotros y tampoco dudo de la honorabilidad de la palabra de la doctora Maffasanti. No hay motivos para que eso suceda», insistió. Restan algo más de tres años y dos meses para corroborarlo.

Eugenia Gil.
Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin