Press "Enter" to skip to content

Fuerte cuestionamiento al municipio por el estado del arbolado urbano

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

A través de un comunicado, el Observatorio Ambiental «Yolanda Ortiz» expresó su preocupación por la «falta de cuidado» del arbolado y los daños colaterales de los métodos utilizados para controlar el mosquito barigüí.

Por medio de una carta pública, referentes del Observatorio Ambiental «Yolanda Ortiz» expresaron en las últimas horas críticas a la Municipalidad por la política de arbolado urbano.
La misiva, además, cuestiona la metodología utilizada para el control de la proliferación del mosquito barigüí y advierte que genera efectos colaterales dañinos para los árboles.
«El Observatorio Ambiental ‘Yolanda Ortiz’ manifiesta su preocupación ante la denuncia y constatación de la falta de cuidado en el arbolado urbano frente a los efectos negativos provocados por el tratamiento para el control del bariguí», afirma el comunicado.
«Hemos podido corroborar, a través del llamado de varios vecinos de nuestra localidad, que el uso de gas oil como excipiente o vehículo utilizado en la aplicación del insecticida tiene una fitotoxicidad elevada que afecta a las distintas especies arbóreas», agrega.
«Hay una especie en particular para la cual resulta sumamente dañoso y es el paraíso, especialmente para la variedad denominada sombrilla. Basta con recorrer la ciudad para encontrar gran cantidad de árboles de esta especie secos o en proceso de estarlo», insiste.
«Entre los objetivos perseguidos por este observatorio se encuentra el de colaborar y aportar soluciones a los problemas que pudieran afectar el medioambiente. Consideramos al arbolado urbano como patrimonio de todos los bragadenses y valoramos los servicios ambientales que presta a la comunidad», detalla.
Y concluye: «Es por ello que solicitamos al municipio de Bragado que elimine la utilización de gas oil en las aplicaciones para el control del barigüí y lo reemplace por aceite vegetal sin fitotoxicidad, de disponibilidad en el mercado. Vivir en un ambiente sano es nuestro anhelo y es responsabilidad del estado hacerlo realidad».

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin