Press "Enter" to skip to content

Habló la dueña del campo cercano a La Limpia donde se realizó una fiesta clandestina

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Reconoció la infracción y desligó a su familia de la situación. Dijo que no tiene el dinero para abonar la multa y se ofreció a hacer tareas comunitarias.

Sin dudas que el tema de las fiestas clandestinas se ha instalado en la opinión pública luego de lo sucedido durante el fin de semana con al menos dos eventos de esas características en la que asistieron un número importante de personas.
Un amplio operativo policial se montó en un campo cercano a la localidad de La Limpia para desbaratar una fiesta que allí se estaba llevando a cabo.
En el procedimiento, que demandó varias horas, fueron fichadas más de 60 personas.
Piedad Fernández, de 26 años, es dueña del campo donde se montó el evento y rompió el silencio en Radio Fiesta.
Primeramente se hizo cargo de lo sucedido y desligó responsabilidades de su familia: “Ellos no tienen nada que ver con la organización”.
“Mi papá y mi mamá están en total desacuerdo y estoy tratando de arreglar todo con mis padres” aseguró y contó que lo organizó como “una juntada” pero que todo se le fue de las manos.
“La Policía estaba cumpliendo con su deber y yo hice todo como corresponde en el procedimiento. Firme donde tenía que firmar, en ningún momento le prohibí algo y no me voy a hacer cargo de ese chico que trato mal a los efectivos y que se llevaron aprehendido, pero no es amigo mío ni lo conozco” expresó.
A su vez reconoció que no tiene el dinero para abonar la multa, que su familia no se hará cargo y afirmó que está dispuesta a realizar tareas comunitarias: “Sé que incumplí una ordenanza municipal, nunca lo hice queriendo, ya que se me fue de las manos”.
Piedad señaló que no se hizo control de alcoholemia entre los presentes, no hubo menores en la fiesta y que la idea era hacer una juntada con sus amigos.
“Yo empecé a ver que llegaba gente, se ve que se van pasando la ubicación y la verdad que nunca me pasó. Yo no estaba al tanto de que al momento de la fiesta estaban pasando la ubicación del lugar. Sé que fue gente que estaba en otra fiesta a la que fue la policía y tomó los datos”.
Dijo que la tranquera estaba cerrada pero que el campo es de fácil acceso y que los concurrentes pudieron entrar igual.
Al ser consultada qué piensa sobre las fiestas clandestinas, no dudó en contestar: “Esto va a ser cada vez peor porque siempre vamos a encontrar un lugar para hacer una fiesta o cada vez nos vamos a alejar más de Bragado hasta un campo que no conoce nadie. Ahora vienen las fiestas (Navidad y Año Nuevo) y esto va a pasar peor con fiestas más masivas que la mía”.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin