Halloween también pasó por Bragado

Desde hace algunos años, cada 31 de octubre, nos hemos acostumbrado a ver por las calles de Bragado a los niños de nuestra ciudad disfrazados, recorriendo las arterias para obtener alguna golosina. La celebración de Halloween, es una fiesta incorporada en nuestra cultura recientemente, en los últimos 20 años.

Su incorporación en el calendario de festividades se debió a dos factores, uno local y otro comunicacional. Desde lo local, la proliferación de institutos de idioma inglés en nuestra ciudad durante los 90’, tomaban esta fiesta como una forma de utilizar la misma para el desarrollo de prácticas pedagógicas con sus alumnos. En esos mismos años, la televisión se convirtió, pasando del formato de aire al cable. Con ellos ingresaron un importante número de canales infantiles con series y dibujos animados originarios de los Estados Unidos con toda su carga cultural.

Analizando más precisamente esta festividad, la palabra Halloween es una abreviación de las frases “All Hallows Eve” o “All Hallows Evening”, cuyo significado es la “Víspera de Todos los Santos”. El origen de Halloween se encuentra en Samhaim, es decir, el antiguo festival pagano celta celebrado en Irlanda que se realizaba cuando la temporada de cosechas estaba terminando y se iniciaba el año nuevo celta, que coincide con el solsticio de otoño. Se creía que los difuntos iban caminando entre los seres vivos y, debido a esto, se realizaban ceremonias de comunicación con los fallecidos ayudándolos a hallar su camino hacia un descanso eterno.

En países como España y toda América Latina, se considera que es una fiesta estadounidense, pero existen celebraciones y tradiciones en ese mismo día con un significado idéntico de cercanía con el mundo de los muertos. Aún así, poco importa a los niños sobre si esta penetración cultural afecta o no nuestra identidad, pues desde “La Voz” le preguntamos al lector: A caso, si usted fuera niño, ¿le importaría el origen de una fiesta que le permite comer golosinas?

Compartir en: