Press "Enter" to skip to content

¡Hay que jugar limpio!

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por el Dr. Gustavo A. Benalal

Se vienen las elecciones de medio término y hay algunos dirigentes políticos locales que creen que haciendo operaciones encubiertas, escudándose en terceros, atraerán votos para su redil.-
Se equivocan: Primero porque en un pueblo chico como Bragado sabemos quién es quién.- Segundo, porque los conocemos y sabemos quiénes son y en Tercer lugar la maniobra de desprestigio ha sido tan burda que ni siquiera los adversarios políticos se han prendido en la misma, mostrándose solidarios con la afectada, más allá de alguno sorprendido en su buena fe.-
Para saber del sector que proviene el ataque habría que preguntarse algunas cosas: Primero: ¿A quién beneficia? ¿Quién financia a los voceros de la injuria? ¿Qué concejal/es guardaron silencio cuando el resto del Cuerpo se solidarizaba con la injuriada? ¿Quién es capaz de dañar a una Institución de Bien Público, con tal de conseguir sus objetivos?.- Han llegado muy bajo.-
Los radicales de bien repudiamos todo acto de corrupción por pequeño que sea y al advertirlo, lo sancionamos; pero no seremos inocentes victimas de quienes se creen vivos y son unos pobres tipos objetados por la sociedad bragadenses; a no equivocarse, somos manso hasta que dejamos de serlo.-
Nos hemos interiorizado con dirigentes de la organización Estrellas Amarillas y no ha existido tal ilícito ni pedido de coimas, sino que se ha tratado de colaborar con ellos abonando el injuriado de su propio bolsillo unos pocos pesos (menos de $ 5.000) a un abogado de la misma organización, que no es local, por un presunto Jus y tasa que debía solventar por un trabajo de asesoramiento y recopilación que le había encargado la misma entidad de bien público para una Ordenanza que propiciaba.- Tal así que han manifestado su intención de devolverlos a la injuriada, lo que no es el caso.- Si hubo un engaño fue a la entidad de bien público, si hubo una coima como se explicaría que ¿el coimero es quien paga a un representante no local de la entidad de bien público?.-
Pongo las manos en el fuego por la honradez de proceder de los Sres. Concejales cualquiera fuere la ideología, más allá que guste o no su gestión política, son hombres y mujeres de bien y lo han demostrado al – salvo raras excepciones – omitir sacar una ventaja espuria de tan desgraciada circunstancias.-
Algunos lo habrán olvidado o nunca lo habrán tenido, pero todavía
existen los códigos en la buena política.-
Atacar la honorabilidad de las personas vilmente parece un juego infantil, ¿será porque nunca la tuvieron?.-

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin