Press "Enter" to skip to content

Hoy es el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El Trabajo Infantil conforma las estrategias de supervivencia o actividades productivas de comercialización o prestación de servicios, remuneradas o no, realizadas por niños y niñas, por debajo de la edad mínima de admisión al empleo. Esto atenta contra su integridad física, mental, espiritual, moral o social.
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) instituyó el primer Día Mundial contra el Trabajo Infantil en 2002, como forma de poner en relieve la gravísima situación de los niños, niñas y adolescentes. Este día se celebra el 12 de junio y tiene por objetivo ejercer de catalizador del creciente movimiento mundial contra el trabajo infantil.
En el mundo, millones de niños, niñas y adolescentes padecen de la violación de los derechos de la infancia, expuestos a las peores formas de trabajo infantil, como el trabajo realizado en entornos peligrosos, la esclavitud u otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas, como el tráfico de estupefacientes y la explotación sexual, así como la participación en conflictos armados que los privan de la Educación, la Salud, el tiempo de ocio y las libertades elementales. Un gran porcentaje de niños trabajan para sostener a sus familias, pero el trabajo infantil se vuelve inaceptable cuando lo hacen niños demasiado jóvenes y que deberían estar en la escuela. Además, hay muchos chicos que están desarrollando un trabajo inadecuado para menores de 18 años.
La pandemia de COVID-19 y el consiguiente impacto económico y de mercado laboral está afectando exponencialmente en la vida y los medios de vida de las personas. Lamentablemente, los niños suelen ser los primeros en sufrir. La crisis puede empujar a millones de niños vulnerables al trabajo infantil. Se estima que ya hay 152 millones de niños en situación de trabajo infantil, de los cuales 72 millones realizan trabajos peligrosos. Estos niños ahora tienen un riesgo aún mayor de enfrentar circunstancias aún más difíciles y de trabajar más horas al día.
Este año, la campaña del Día mundial será virtual y se organiza conjuntamente con la Marcha mundial contra el trabajo infantil y la Alianza internacional de cooperación sobre el trabajo infantil y la agricultura (IPCCLA).
Los niños, niñas y adolescentes que trabajan no pueden ejercer plenamente sus derechos porque sufren daños en su salud, tienen restringidas sus posibilidades para jugar, recrearse y descansar en lugares apropiados, se exponen a espacios y situaciones de riesgo constante, sufren pérdida de autoestima, problemas de adaptación social y traumas. A su vez, tienen limitada su posibilidad de asistir con éxito a la escuela.
El rol de la escuela en la etapa de crecimiento, reúne un espacio de contención y encuentro. Se piensa como un lugar para visibilizar problemáticas y aportar (con compromiso e idoneidad) nuevas respuestas. Y de manera colectiva generar mejores condiciones para la inclusión social y educativa de todos los niños, niñas y adolescentes. La prevención y erradicación del trabajo infantil es parte de las políticas educativas en todo el mundo. El compromiso gubernamental es garantizar el acceso a la educación gratuita, obligatoria y de calidad para todos los niños y niñas como una estrategia clave y un primer paso en la lucha contra todas las formas de trabajo infantil.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin