-Por Gonzalo Ciparelli

Determina la razón que uno siempre debe estar dispuesto y presentar argumentos que lleguen a una conclusión. El pensamiento espontáneo nace desde lo más profundo y se convierte en necesidad el hecho de desarrollarlo, porque siempre nos dice algo, que justamente se desea averiguar. Se presenta entonces un pensamiento que tiene como participe al ser humano y al hecho de cómo, mediante actos y acciones, transmite y penetra en los demás. Existen dos conceptos puntuales que hacen referencia a esto, y donde uno es antónimo del otro. El impacto y el choque.
Impactar en los demás habla de nuestra capacidad de transparencia, del simple hecho de ser sinceros a nuestra esencia con cierto grado también de honestidad, sin caer en el impulso, sino que por el contrario, pensar antes de actuar. El impacto genera aceptación y respeto, y es mérito de nosotros mismos lograrlo. “La palabra bien medida tiene el doble de valor” bien menciona en un recitado el poeta gaucho.

El choque por el contrario pertenece a lo violento, y a diferencia del impacto, genera rechazo y cierto recelo. Se relaciona con el impulso y la falta de moral, entre otras cuestiones que personalmente creo tienen que ver con situaciones absorbidas en la infancia y como se manifiestan luego.
Podemos mencionar que mientras en el impacto está presente el concepto de humanidad, en el choque está nulo. El impacto nace por la capacidad de comunicación y de expresión, y en ella participan, claramente, todas las formas de comunicación y expresión. Este despierta el pensamiento en el otro.
El choque nace por lo opuesto, por la falta total o represión de la comunicación y de la expresión, que genera malos entendidos y posteriormente tensión. Este despierta la sorpresa en el otro, algo que no se esperaba.
Todos en algún momento trasmitimos uno u otro y no nos podemos mentir a nosotros mismos. Impactar y chocar menos quizás nos acerca un poco más al concepto de humanidad que necesita el ser humano para generarse satisfacción siempre. Vale la pena tenerlo en cuenta e intentarlo.

Compartir en: