-Por Gonzalo Ciparelli

Lo increíble de la naturaleza es que cuando deseo profundizar y pensar, ella es la mejor aliada para hacerlo. Lo irónico es que utilizo la naturaleza no para describirla sino para profundizar en el ser humano porque podemos analizar a este último tomando a la primera como ejemplo. Así, por ejemplo, si hablamos de la inseguridad en el ser humano, y aunque reconozco no conocer mucho sobre mitología, recuerdo haber leído cierta vez que el personaje narciso se enamoró de sí mismo al ver su reflejo en algo justamente natural, el agua. Y si bien el enamorarse de uno mismo no es motivo de inseguridad personal, sí lo fue de angustia ya que sintió que nadie era merecedor de su belleza, por lo tanto sintió la misma angustia que alguien inseguro de si mismo, que por el contrario, siente que no merece a nadie. Tanto narciso como el ser humano inseguro corren el riesgo de sentirse solo, el primero por verse hermoso y el segundo por percibirse feo. Quizás el inventor del espejo no era más que una persona insegura de sí misma que creó algo para poder sentirse seguro exteriormente y así lograr cierta seguridad. Pero como esto es imposible de chequear profundicemos desde el invento. La cámara de fotos obvio que cumple con la misma función, además claro de ser una excelente herramienta que nos permite tener impreso a nuestros seres queridos que quizás hoy ya no están. Estamos acostumbrados a mirarnos al espejo para ser aceptados pero entiendo que lo realmente importante es trabajar la seguridad personal interna de cada uno, el espejo y la foto no son más que el reflejo de como realmente nos sentimos pero con base en nuestro autoestima en el momento que nos miramos al espejo o en el momento que nos toman la foto. Físicamente somos los mismos, con cambios en cuanto a corte de pelo o ropa, pero realmente lo que siempre resalta en cada uno es como se desenvuelve en cuanto a su seguridad personal. Narciso se veía hermoso y por eso sentía que nadie era merecedor de él, y quien se siente inseguro cree que no es merecedor de alguien que le parece hermoso porque se ve frente al espejo feo.
En este caso, aunque son situaciones totalmente opuestas el resultado es el mismo, la soledad y tristeza. Existe quizás algo que logra cambiar este complejo de inferioridad y es encontrar a partir del amor a la persona que con su forma de ser nos haga sentir seguros de nosotros mismos y nosotros claramente con nuestra forma de ser hacer sentir siempre segura a esa persona. Entonces podría mencionar que el cambio siempre viene a partir del amor mutuo.

Compartir en: