Press "Enter" to skip to content

¡Intolerancia!

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

-Por el Dr. Gustavo A. Benalal

En el gobierno nacional, el actor más poderoso se llama Cristina Fernández, que si bien ha sido convalidada por los urnas y ante la abdicación de sus atribuciones y facultades de Alberto Fernández – no conoce los verbos «democracia», «acordar» y «ceder».-
Cotidianamente CFK muestra toda su intolerancia y su incapacidad de ser interlocutora. Tal situación se está convirtiendo en un serio problema futuro del país.-
Palabras como «facho», «odiador serial» o «gorila», suelen ser emblemáticas; sin ir más lejos la imputación de «facho» que emplean los Cristinistas en forma ignorante, es un ejemplo de los sentidos que cobra una palabra que se inició para nombrar a los simpatizantes de régimen de Benito Mussolini.- «Facho» o «Fascista» se les decía a quienes ponderaban los beneficios del Estado sobre la actividad privada, repudiaban la economía de mercado, condenaban al liberalismo y proclamada las virtudes creativas de la violencia.-
-Causa perplejidad cuando imputan a los supuestos «fachos» la condición de cómplices de la «corpo», de las corporaciones, cuando en realidad la fantasía de un régimen gobernado por las corporaciones, está presente en los orígenes del mismísimo Peronismo.-
Otro de los términos utilizados «odiador serial», está cargado de percepciones negativas; el odio es una pasión humana, pero no lo emplean en ese sentido, sino en el de hacer realidad las hipótesis de Carl Smith alrededor de la necesidad de forjar un enemigo.-
Pero debemos admitir que la creación más exitosa ha sido el termino zoológico «gorila» (sobre el que en alguna oportunidad escribí), palabra que puede ser adjetivo o sustantivo, pero que siempre opera como un insulto político que se ha instalado en el sentido común de los argentinos con la precisión y deliberada ambigüedad de todo insulto.-
Alaniz recuerda que desde 1955 a ningún Presidente se le negó el honor de ser identificado de «gorila» y así los Peronistas gritaban «Illia gorilón, raja de la Rosada que la casa es de Perón»; «Traigan al gorila de Alfonsín, para que vea»; «Perón, mazorca gorilas a la horca»; el tiempo demostró que «gorilas» pueden ser todos, incluso los peronistas.- «¿Que pasa general que está lleno de gorilas el gobierno popular», preguntaban los huérfanos de la «juventud maravillosa» a su jefe en la Plaza de Mayo.-
«Traigan al gorila musulmán», decían los peronistas antimenemistas pero ello no impidió que años después los peronistas opuestos a Néstor y Cristina consideraran que el kirchnerismo expresaba una experiencia «gorila» desenfadada como tampoco podemos olvidar que la revista peronista El Caudillo, nunca se privó de considerar a Montoneros una versión «gorila» infiltrada en el Peronismo y que aquel 1º de mayo de 1974, los «imberbes» no se privaron de acusar al mismísimo Perón de «gorila», cerrando el círculo de manera magistral.
«Gorila» devino en una imputación tan generosamente repartida que nadie pudo eludir esa celada tendida por el Peronismo y que concluyó por incluirlos a ellos mismos.-
Por eso, la gente harta de tanta intolerancia, votó a Alberto Fernández pensando en la moderación, luego del fracaso macrista.- Fue defraudada.-
Me hace acordar a una anécdota que hablaba de una aldea en la que su mayor deidad era un anillo de oro que estaba a mano y a la vista de todos.- Un día el anillo faltó de su lugar de cientos de años.- Todos se indagaban que pasó, un anciano que vivía apartado, pero estaba al tanto de todo, les dijo: “No robaron un anillo».- «Es peor» – siguió el viejo sabio.- «Robaron la palabra.- Cortaron el lazo que la unía a la realidad.- La verdad y la mentira son ahora lo mismo.- Y eso es el fin de la aldea que conocimos».-
Estas depresiones del sistema republicano no tienen nada que ver con el Covid-19, ni tiene origen chino; es la triste realidad argentina por la inacción de los poderes institucionales, que terminan consolidando las restricciones de derechos.-
Es muy necesaria ante la Pandemia que se descubra la vacuna; como también es muy necesario para Argentina esa vacuna ya descubierta: Respeto irrestricto a la Constitución Nacional.-
-El Peronismo ha sido de acordar, solo basta recordar el Diálogo Argentino promovido por Duhalde y Alfonsín o aquel Peronismo Republicano y Renovador que cerró filas con Raúl Alfonsín, ante los alzamientos militares.-
Hoy quienes gobiernan deben gastar energías en respetar las instituciones, leyes y libertades y no en gestionar llevándose todo por delante de “prepo” para lograr la impunidad de CFK como se pretende, y a la que la Corte Suprema –en principio– le paró el carro.-
-CFK lo ha demostrado, no es partidaria ni adherente a acordar ni a dialogar; su agenda no es la del resto de la sociedad.- Solo quiere mandar.- Nunca aceptó la discrepancia y sus laderos confunden la libre expresión con la propaganda nazi aunque saben bien que el nazismo anuló a la oposición (un deseo de CFK pues le permitiría pontificar mentirosamente sin que nadie se lo recuerde); el partido era hegemónico y único, no había otra voz (otro deseo de Cristina).-
Mal que le pese en estas tierras aún podemos opinar – y opinamos – pues el estado democrático sigue resistiendo.-
CFK seguramente habrá leído a Carl Schmitt -jurista y filósofo, teórico del derecho alemán, y creador de las leyes antisemitas de 1935 además de Fiscal General en la Alemania nazi- quien decía: «La democracia es un Estado fuerte que debe tener bajo su control todas las esferas de la vida, con un pensamiento único y una sola línea ideológica».-
También le habrán hablado de Josef Goebells, quien estableció los once principios de la propaganda nazi entre los cuales tenemos el de «transposición» (si no se puedes negar las malas noticias hay que inventar otras que las distraigan); «orquestación» (repetir siempre las mismas ideas, pocas pero insistentes) y «renovación» (derramar cosas nuevas todo el tiempo, para que cuando sean respondidas, la gente ya esté interesada en otra cosa); o leído a Hitler para quien «la propaganda no consiste en decir la verdad, sino en señalar un enemigo común que sirva a nuestros objetivos de unidad nacional».-
-Pero a quedarse tranquilo, las aberraciones y discriminaciones no son propiedad exclusiva del nazismo, también la patria de Abraham Lincoln mostró al mundo que también las padece en varios estados unificados de la Unión.- Ya decía Louis Armstrong, «mi único pecado está en mi piel».-
CFK es autoritaria y su ideología está cerca -por su autoritarismo- a Maduro, Trump y Bolsonaro; todos desprecian la opinión del otro y para subsistir en el poder necesitan de la dicotomía «amigo/enemigo».-
-CFK considera que ella tiene los fueros de los emperadores romanos; “señor/a del mundo”, está por encima de la ley, más que eso, es la ley misma.- Vive en el Siglo XVII donde imperaban las monarquías absolutistas del «Estado soy Yo» y por el totalitarismo de derecha e izquierda de la primera mitad del Siglo XX, pero desde entonces se ha avanzado en el reconocimiento de la separación de poderes y la supremacía de la ley y la Constitución Nacional.-
La Corte Suprema se lo recordó.-
-Cristina debe comprender que dentro del Estado de Derecho, el gobierno es el de las leyes, no a discreción del gobernante.- Cristina no ha entendido que debe separar los intereses del Estado a los intereses personales.-
-Ya lo decía Sócrates: «Mi claridad hace que me odien, y que es el odio, sino una prueba de que yo estoy diciendo la verdad».

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin