Press "Enter" to skip to content

Jorge Bracco toca el acordeón desde la ventana para acompañar a su familia que tiene covid

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Su hija, su yerno y sus nietos se contagiaron pero están bien. La emocionante noticia llegó a Tn.

Durante los primeros meses de cuarentena, muchas personas salían a cantar y hacer sonar su música en los balcones de la Argentina y el mundo para hacerles compañía a sus vecinos. Ese ratito se volvió un ritual que fue creciendo en lo que va de la pandemia. Algo de esto tiene que ver con lo que hace este vecino de nuestra ciudad

Jorgelina, su marido y sus hijos de cuatro y seis años se contagiaron COVID- 19 y tienen que estar aislados. Es por eso que desde hace varios días no pueden ver a su familia. Por eso su papá recorre largas distancias para llevarles su música.
Es empleado de la empresa Cablevisión/Fibertel y por ser de riesgo actualmente no está trabajando. Por eso, como extraña a su familia y tiene tiempo libre agarra el mate, el termo y el acordeón y toca hermosas serenatas desde la ventana.
Jorgelina en dialogo con Tn: “Mi papá vive del otro lado del pueblo que es bastante lejos. Un día me mandó un mensaje y me dijo: ‘Hija, voy a tomar unos matecitos a tu casa’. Me sorprendió cuando lo vimos a través del vidrio porque había venido con el instrumento y se puso a tocar”. La joven lo grabó y compartió ese emotivo momento en TN y La Gente.
El repertorio de Jorge es muy variado porque toca desde música brasileña hasta tangos. Y también cumplió el pedido de su nieta que quería escuchar “la cucaracha”.
Los nietos están felices porque extrañan mucho a su abuelo que siempre está presente. Además de llevarles su música hace las compras para la familia y está a disposición para lo que lo necesiten. “Nosotros deberíamos estar cuidándolo a él, pero en este caso es al revés. Mis hijos siempre me preguntan cuándo van a poder abrazar a sus abuelos. Les expliqué que por ahora no y a pesar de ser chiquitos lo entendieron. Pero los extrañan un montón”, dijo Jorgelina.
Lo cierto es que Jorge, a pesar de estar cerca de la jubilación y con unos cuantos años encima, saca voluntad y amor para poder estar cerca de su familia a la que no puede abrazar desde hace varios días. Él se las ingenió para hacerse mutua compañía, porque a veces solo falta un acorde para estar cerca de los que más queremos.

Jorge junto a su hija, yerno y sus dos nietos.

Compartir artículo enShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin