Press "Enter" to skip to content

Jóvenes por el Clima se refirió a la situación ambiental en Bragado

La agrupación Jóvenes por el Clima Bragado compartió su opinión y explicó la crisis climática y ecológica que padece nuestra ciudad, debido a las altas temperaturas.

“Lejos estamos como movimiento de fomentar un discurso apocalíptico, pero las consecuencias de la crisis climática y ecológica no son un invento y tenemos que poder entender y tener las herramientas para hacerle frente: medidas de adaptación.
Hay muchas señales en el mundo que deberían hacernos reflexionar, pero elegimos ignorarlo.
Si bien comprendemos que es inevitable cambiar estos sucesos, como la ola de calor, tenemos que lograr estar preparados para adaptarnos y mitigar el mayor impacto posible.
Claramente no son fenómenos que están ocurriendo solo ahora, pero antes eran hechos ocasionales; actualmente, con el cambio climático, éstos que antes eran ocasionales, van a ocurrir con mayor frecuencia; apuntamos a eso.
Cuando enlazamos justicia ambiental y justicia social, no es en vano. Los sectores más vulnerables son los que menos aportan a la crisis climática pero los que se ven azotados por las consecuencias derivadas del cambio climático.
No podemos hablar de justicia social sin antes ampliar la mirada ambiental y nuestra relación con la naturaleza.

Algo que potencia estos factores climáticos es la gran tasa de deforestación y la falta de árboles. Creemos que la población realmente no tiene conocimiento de los servicios eco-sistémicos que brindan los árboles en eventos naturales como precipitaciones, vientos o el mismísimo calor en verano.
Bragado tiene que tener más árboles y cuidar los añejos.
Adherimos a las recomendaciones típicas de hidratarse, no exponerse al sol sin protector y cuidar el agua; pero también hay que traer a discusión la otra cara de la ola de calor o de cualquier fenómeno climático: la desigualdad.
Es un tópico a tratar ya que quienes difunden las recomendaciones lo hacemos desde la comodidad de nuestras casas, con aire, ventilador o una pileta. Por ende, necesitamos tomar conciencia al respecto y mirar más allá de lo impuesto. Reiteramos la falta de políticas públicas ambientales que nos permitan adaptarnos a las consecuencias inevitables no solo de la ola de calor actual, sino también de cualquier evento que impacte al ambiente y a la sociedad directa o indirectamente”.

Compartir en: